Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

ATLETISMO

Seis medallas en pleno seísmo

España obtiene una buena cosecha en los Europeos de cross: oro de Merzougui, platas de Landassem y Jordán, y tres bronces.

Abdelaziz Merzougui consiguió la medalla de oro en la categoría júnior.
Seis medallas en pleno seísmo
CARLOS CÉSAR

En pleno tsunami provocado por la 'Operación Galgo', el atletismo español se reivindicó ayer al obtener una buena cosecha de seis medallas, tres individuales y otras tres por equipos, en el Europeo de cross celebrado en Albufeira, en pleno Algarve portugués. En ausencia del 'tramposo confeso', Alemayehu Bezabeh, hispano-etíope discípulo de Manuel Pascua, uno de los entrenadores presuntamente involucrados en la trama de dopaje, el ucraniano Serhiy Lebid se coronó por novena vez campeón en categoría absoluta. Lo hizo por delante del español Ayad Lamdassem, cuarto el año pasado, con quien disputó el decisivo 'sprint'.

El ataque iniciado por el portugués Pedro Silva en el sexto kilómetro resultó clave, ya que seleccionó a una decena de corredores. Jesús España, madrileño de Valdemoro, cedió terreno definitivamente cuando el portugués Youssef El Kalai dio un brusco tirón poco después. En el último kilómetro de la carrera, Lebid respondió al ataque largo de Lamdassem, un marroquí que se escapó con ocho compañeros durante un campeonato mundial universitario de cross celebrado en Santiago de Compostela en 2002. Gracias a elo, se pudo nacionalizar por carta de naturaleza en 2007. Su gran actuación resultó determinante para que la selección nacional conquistara la medalla de bronce por equipos, un metal repetido también en féminas y también en la categoría masculina de promesas.

De la patera al oro

La mejor noticia del día, sin embargo, había llegado en la prueba júnior masculina, donde se impuso Abdelaziz Merzougui, otro marroquí con pasaporte español. El también discípulo de Antonio Cánovas, residente en Lérida como Ayad Lamdassem, llegó en patera a Lanzarote en noviembre del 2006, desde su país natal, tras 36 horas de 'viaje' y previo pago de 600 euros. Cuatro años después de ese suceso, con 18, se ha coronado en el Algarve.

Merzougui, que obtuvo la nacionalidad española el 26 de marzo pasado por decisión del Consejo de Ministros, es el vigente campeón nacional de 3.000 obstáculos y cuarto en el Mundial de la misma categoría. El atleta tiró ayer del grupo durante la segunda mitad de la carrera y, con una marca de 18:07, batió en un gran sprint al serbio Nemanja Cerovac.

Por su parte, en la carrera sénior femenina la portuguesa Jessica Augusto impartió una lección de potencia sobre el blando circuito de hierba de Albufeira, mientras que Alessandra Aguilar, octava, fue la mejor española. Diana Martín fue decimocuarta, Nuria Fernández, discípula de Pascua Piqueras, decimosexta, e Irine Pelayo trigésima cuarta.

La extremeña Cristina Jordán dio a España la primera medalla en categoría sub 23 en toda la historia de la competición, al obtener la de plata por detrás de la turca Meryem Erdogan. La española encabezó la prueba en la primera vuelta, permaneció en el grupo de cabeza mediada la carrera y a partir del cuarto kilómetro se quedó arriba con las otras dos medallistas. Erdogan se escapó en el último kilómetro y venció por un tiempo de 20:08, nueve segundos por delante de Cristina Jordán. La británica Emma Pallant completó el podio. Ésta fue la segunda medalla para España, después de la conseguida en categoría júnior por Abdelaziz Merzougui.

Etiquetas