Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI BM ARAGÓN

Salida en falso

¿Qué le pasa al CAI Balonmano Aragón? Uno de los equipos más firmes de los últimos años ha dado muestras de una inesperada fragilidad. Hay equipo para enmendarse, pero precisa dar un golpe de autoridad

El CAI Balonmano Aragón ha acostumbrado a sus seguidores a encadenar alegrías, a acomodarse con autoridad en el grupo cabecero de la Liga Asobal y a sortear con solvencia eliminatorias de postín en la competición europea. No en vano, comparte con el CAI Voleibol Teruel el prestigio de ser los únicos equipos que paseen el nombre de Aragón por Europa. Pero algún cable se ha cruzado en el despegue del conjunto de Kosovac. Un triunfo, un empate y dos derrotas ilustran el despertar liguero de la formación naranja, que mañana juega en Ciudad Real. ¿Qué le pasa al CAI Balonmano Aragón?

1. La plantilla.

Es verdad que el conjunto aragonés es casi un espejo del año pasado. Mantiene la misma estructura y solo cuenta con las bajas de Krivocapic y, sobre todo, Mariano Ortega. Entró en una línea decadente en el tramo final de la campaña pasada, sobre todo, tras caer en las semifinales de la Copa EHF. Al equipo se le ve falto de intensidad defensiva y con problemas en la portería, y echa de menos la chispa de algunos jugadores, como Zaky. Sin embargo, la garantía del elevado tono mostrado en los últimos años debe ofrecer tranquilidad y confianza.

2. El estado de forma.

Las lesiones -a las que se une ahora la de Toño Cartón- han complicado la pretemporada de la formación de Kosovac. Los problemas físicos se han acumulado en jugadores como Sorli, Sorrentino, Doder... Esta circunstancia desordena la organización del trabajo de pretemporada, la puesta a punto de los jugadores y dificulta la elección de los hombres por los que puede optar el entrenador en la preparación de cada partido.

3. La necesidad de un liderazgo.

La pérdida de Mariano Ortega es, sobre todo, la pérdida de una referencia, de un liderazgo. Al CAI Aragón se le ve necesitado de un ordenador de juego. La llegada de Sifré, de Abel Lamadrid y de Muiña es una apuesta de futuro, jugadores de clase a los que hay que acabar de pulir. Se solicita la incorporación de un central.

4. Un calendario comprometido

. No cabe duda: a la formación de Kosovac no se le han brindado peritas en dulce en su inicio competitivo. Era fundamental haber sumado los cuatro primeros puntos, los más asequibles, los de Cuenca y los del Naturhouse en el Príncipe Felipe. Pero ante La Rioja voló uno. Y se encadenaron las derrotas ante el Granollers y el Barcelona. Tampoco parece un campo favorable el del Ciudad Real, con el que cuadro naranja se enfrenta mañana.

5. El crecimiento de otras escuadras.

La sublevación de la clase media. Es verdad que el CAI Aragón ha tenido el mérito de encabezar el grupo de equipos alternativos a los clásicos grandes. Pero en la actual campaña, otros equipos se han reforzado con criterio. A algunos de ellos ya les ha visto las caras el CAI Aragón: empató con el Naturhouse La Rioja y cayó con estrépito ante el Granollers. Pero, sin ir más lejos, el Arrate se permitió el lujo el pasado fin de semana de derrotar al Ciudad Real. Y es llamativo el despegue del Valladolid...

El CAI Aragón tiene recursos para enmendar su despegue. Lo ha demostrado en campañas pasadas. Aunque es verdad que ha dado a conocer inesperadas pistas de su debilidad. Que precisa enmendar con un golpe de autoridad.

Etiquetas