Despliega el menú
Deportes

SELECCIÓN ESPAÑOLA

Plácido desembarco

España llega hoy a Sudáfrica, donde acude como una de las grandes favoritas para conquistar el título. La campeona de Europa está avalada por su exitosa racha y el gran juego desplegado

Andrés Iniesta baja del autobús de la selección
Plácido desembarco
AFP PHOTO

La selección española de fútbol, la última en llegar a Sudáfrica entre las 32 que participarán en el Mundial 2010, ha aterrizado a las 9.20 de este viernes en el aeropuerto de Johannesburgo, después de un vuelo de diez horas que partió el jueves por la noche del aeropuerto de Barajas en Madrid.

Viajaba en ese avión la expedición oficial de la Roja, formada por jugadores, cuerpo técnico, empleados de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y un grupo de periodistas, que fueron recibidos con nubes y sol a su llegada a tierras sudafricanas.

Los internacionales, nada más tomar tierra en el aeródromo de la capital sudafricana, tomaron otro vuelo con destino en la ciudad universitaria de Potchefstroom, donde ha instalado su cuartel general para todo el Mundial salvo cuando tenga que desplazarse a los partidos.

El conjunto de Vicente del Bosque tuvo un vuelo plácido en el Airbus A-340/600, el más moderno y de mayor tamaño de la flota de Iberia, que despegó a las 23:55 del jueves a los mandos del comandante Guillermo Gómez Paratcha. El piloto aseguró por la megafonía del avión que para toda la tripulación era "un orgullo llevar a la mejor selección de la historia" y lamentó haber sido elegidos para el vuelo de ida y no para la vuelta, "que se hará con la copa de campeón".

"A España le hace falta una alegría y vosotros sois capaces de darla", aseguró el comandante de un vuelo que contó con unas fuertes medidas de seguridad. Los jugadores y el cuerpo técnico aprovecharon buena parte de la noche para dormir, así como para leer revistas, periódicos y hasta a ver películas. "Todos los internacionales han dormido una media de seis y siete horas", aseguró el doctor Óscar Celada.

Vicente del Bosque ha ordenado un entrenamiento para esta misma tarde a partir de las 18.30. Será la primera sesión preparatoria de la Roja en tierras sudafricanas. España, considerada unánimemente como una de las favoritas al título, debutará en el Mundial 2010 el próximo día 16 en Durban frente a Suiza.

 

Condición de favoritos

España será la última en llegar a territorio sudafricano y quiere ser la última en abandonarlo. Todo el mundo se ha deshecho en elogios hacia el equipo de Vicente del Bosque, al que gusta esta consideración pero no pierde la cabeza con ello.

Los futbolistas asumen también dicha condición. Les agrada notablemente. Pero, como reconoció ayer Xavi Hernández, el mejor centrocampista del mundo, él y sus compañeros se ven más como candidatos que como favoritos. Creerse superiores no entra en el diccionario de la Roja. Saben que sería un pecado imperdonable, que un Mundial encierra multitud de 'trampas' y que la línea entre el éxito y el adiós es muy estrecha.

Primero encaran el grupo, los partidos ante Suiza, Honduras y Chile, y luego, si se cumplen las previsiones, llegará el momento de pensar en el temible cruce de octavos de final, en el que se presume que el rival será de enjundia, ya sea Brasil, Portugal o Costa de Marfil.

Ese puede ser el primer gran momento en el que se ponga a prueba la auténtica valía mundialista de esta España, de este equipo que en los últimos tiempos tan solo ha perdido un partido, el de las semifinales de la Copa de las Confederaciones contra Estados Unidos. Los futbolistas internacionales han demostrado que son ganadores, pero palabras como humildad, cautela y tranquilidad son las que maneja el grupo, que se reencontró ayer, tras el día de descanso después de la exhibición ante Polonia, antes de partir a Sudáfrica.

El 6-0 no ha cambiado apenas el discurso respecto a los apurados triunfos p.revios en Innsbruck (Austria) frente a Arabia Saudí (3-2) y Corea del Sur (1-0). Tan solo ha servido para confirmar que la evolución ha sido la adecuada. Tampoco la lesión sufrida por Andrés Iniesta cambia los planes, porque el problema del barcelonista quedó en un edema en un muslo y no está descartado para el encuentro inicial ante Suiza, en Durban, el próximo día 16. Todo apunta a que quedará en un susto.

Mientras, en Murcia se produjo la buena noticia de la reaparición del jugador del Liverpool Fernando Torres, quien incluso marcó uno de los tantos, al igual que el centrocampista del Arsenal Cesc Fábregas, el otro que llegó a la concentración tras varias semanas de baja.

El choque confirmó que Vicente del Bosque tiene alternativas tácticas y futbolísticas suficientes como para invitar al optimismo. España acude dentro de la terna de grandes favoritos por su condición de actual campeona de Europa, por la impresionante racha de buenos resultados y por el magnífico fútbol combinativo que viene deplegando. Hoy llega a Sudáfrica con un único propósito: regresar a España con la Copa del Mundo.

Etiquetas