Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Rumbo a Bilbao

Principio de acuerdo entre el Real Zaragoza y el Athletic para el traspaso de Ander Herrera al cuadro vizcaíno. Agapito Iglesias confiaba ayer en alcanzar los 11 millones.

Ander Herrera jugará desde junio, y durante las próximas cinco temporadas, en el Athletic de Bilbao. Su venta quedó perfilada y a punto de caramelo en la madrugada del viernes al sábado. Agapito Iglesias alcanzó en Pamplona junto a su homólogo del Athletic, el presidente Fernando Macua, un principio de acuerdo para el traspaso del futbolista.

Las bases de la operación se sostienen sobre unas líneas maestras: el Athletic se comprometía a pagar por el jugador 7,5 millones de euros en concepto de fijo más otros 1,5 millones de diversas variables (números de partidos jugados, clasificaciones deportivas, internacionalidades?) y, además, asegura un pago adelantado e inmediato de 4 millones de euros en el momento de la firma de la documentación, es decir, en los próximos días. El resto, 3,5 millones, los abonaría en un segundo plazo fijado para el mes de junio.

Este volumen de pago anticipado y la permanencia de Ander Herrera en el Real Zaragoza hasta final de temporada eran condiciones inquebrantables para sentarse a negociar con el club aragonés. El Athletic, sin necesidades deportivas de carácter urgente y con la caja saneada, accedió y dejará a Ander a las órdenes de Javier Aguirre hasta junio.

Aún quedaban ayer algunos flecos, porque el presidente del conjunto aragonés quiere forzar la máquina y subir aún más el pago por el centrocampista blanquillo. El responsable blanquillo está dispuesto a apretar hasta los 11 millones -entre fijo e incentivos-, lo que supondría una importante inyección económica para el Real Zaragoza.

Agapito Iglesias trató que Fernando Macua desembolsara la totalidad del importe del traspaso en un único pago íntegro y, de hecho, aún confía en un último contacto entre ambos dirigentes para mejorar las condiciones económicas de la venta. De hecho, las conversaciones para cerrar de forma definitiva el acuerdo seguían a última hora de la noche -casi de madrugada-.

Pero, pese a todo, en el Real Zaragoza es consciente de la importancia de esa inyección de 4 millones de euros, una cantidad que le permitirá a Agapito el flujo de tesorería necesario para satisfacer la próxima semana los pagos adeudados a la plantilla.

Por su parte, Ander Herrera permaneció ayer en Málaga al margen de la operación, concentrado en el partido y protegido por sus compañeros y el cuerpo técnico. En el Athletic, Ander firmará un contrato de cinco temporadas y su sueldo se incrementará, según fuentes próximas a Fernando Macua, hasta situarlo en el escalafón superior de salarios del club bilbaíno: alrededor del millón y medio de euros. Su vinculación quedará blindada con una cláusula de unos 30 millones de euros.

Ander Herrera siempre tuvo consciencia de que el Zaragoza le buscaba salida ante los problemas económicos y siempre subrayó su disposición a acatar las decisiones corporativas. De hecho, se asegura en Bilbao que, ante la entrada en escena del Villarreal, su preferencia por jugar en el Athletic resultó fundamental para acelerar de modo definitivo la negociación. También la presencia de buenos amigos de Ander en el Athlétic, como San José o Javi Martínez, con quien pasó unos días las pasadas fiestas de Navidad, ha ejercido un peso clave en la decisión del futbolista nacido en Bilbao.

La ofensiva de Macua

En las últimas horas, se ha precipitado un principio de acuerdo en el que Agapito Iglesias ha ejecutado una estrategia negociadora en la que la irrupción del Villarreal ha jugado un papel muy importante.

El Villarreal era el destino en el que trabajaba el agente de Ander, Arturo Canales, pero la oferta del club castellonense no garantizaba ni liquidez inmediata ni se alzaba a los 7,5 millones de euros, sino que era ligeramente inferior. Pero esta amenaza del Villarreal ha servido para que Fernando Macua realizara una última ofensiva, tal y como pretendía la postura negociadora del Zaragoza.

Tanto el club bilbaíno como el aragonés querían mantener silenciado el acuerdo hasta algo más avanzada la temporada, pero la notoria publicidad de los contactos lo han evitado. La venta de Ander Herrera aún no ha recibido la oficialidad por parte de los clubes y posiblemente se demore aún, hasta que Agapito y Macua mantengan un último diálogo para ponerle el sello final al acuerdo.

Etiquetas