Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

EL RIVAL

Respeto al matagigantes

El Mallorca, rival de turno en La Romareda pasado mañana, llega a Zaragoza con las credenciales de ser el único que ha sido capaz de robarle puntos al Real Madrid y al Barcelona. Además, también ganó en Valencia.

Michael Laudrup, en primer plano, celebra con sus jugadores el triunfo por 1-2 en el campo del Valencia.
Respeto al matagigantes
EFE

No es exactamente miedo, pero sí mucho respeto lo que provoca el Real Mallorca en el vestuario zaragocista. Los baleares no tienen el renombre del Barcelona, el Real Madrid, el Valencia y el resto de los habituales inquilinos de la zona alta de la clasificación. Pero esconden, tras su imagen de modestia, un peligro terrible por su forma de jugar y su progresión como equipo bajo la batuta del danés Michael Laudrup.

De hecho, en su dispar comienzo de temporada, pueden presumir de haber sido los únicos capaces de robar puntos tanto al Real Madrid como al Barcelona en sus enfrentamientos con los dos grandes de la Liga. Contra los merengues, en Son Moix (ahora Iberostar Estadi por cuestiones publicitarias), inauguraron la competición con un meritorio 0-0. Y hace un mes, visitaron el Camp Nou sorprendiendo con un 1-1 final, en un partido donde maniataron como pocos al todopoderoso Barça. Para que su aura de matagigantes (o, al menos, domador de gigantes) se rubricase con cimientos firmes, los mallorquinistas ganaron hace diez días al Valencia en Mestalla por 1-2, dando un golpe de autoridad desde la zona media de la tabla y aupándose, de nuevo y como el año anterior, al vagón que persigue de cerca a todos los equipos con vitola europea.

Pese a los problemas económicos que arrastra la entidad (que derivaron el pasado verano en que la UEFA les arrebatase el derecho a jugar la 'Europa League' que se habían ganado durante la temporada en el campo), resulta llamativa su capacidad de regeneración futbolística. Cambiaron de dirigentes, de consejo de administración, de entrenador y de medio equipo. Pero, por lo que se ve, han vuelto a dar en la tecla adecuada.

Lorenzo Serra Ferrer, ex entrenador mallorquín de los años ochenta y noventa, es quien está al frente del grupo empresarial que ahora rige la SAD balear, con la familia Nadal (fútbol y tenis mano a mano) aportando carisma y prestigio autóctono. Atrás quedan varios años convulsos, compraventas polémicas no consumadas, idas y venidas de presidentes inestables y denunciados por sus métodos de gobierno, la ley concursal... Circunstancias negativas en sus despachos que, sin embargo, no han afectado de lleno nunca al rendimiento del equipo sobre los terrenos de juego.

Michael Laudrup ha regresado al fútbol hispano para ocupar el puesto que dejó Goyo Manzano. Con su habitual juego de toque, buen gusto, profundidad y valentía ofensiva, el danés está sacando petróleo de un equipo remozado por fuerza mayor. Vendieron a su gran goleador, el nuevo internacional Aduriz, al Valencia. Su emergente estrella brasileña, Mattioni, también buscó salida y acabó, antes de lesionarse de gravedad, en el Espanyol (interesó al Zaragoza pero no cuajó el trato por cuestiones de dinero y solvencia). Su referencia en la medular, Borja Valero, partió rumbo al Villarreal para acabar también como internacional de nuevo cuño. Mario retornó al Atlético de Madrid. Varela emigró. Julio Álvarez (otro que gustaba en Zaragoza) prefirió irse a jugar en Segunda al Tenerife. Medio equipo titular desapareció y tuvieron que rehacerlo a base de De Guzmán, los desconocidos Ratinho o Joao Víctor, los repescados Nsue, Cendrós y Crespí, los canteranos Pereira y Pina... y de darle minutos a suplentes del curso anterior. Pura economía de supervivencia, pero bien enfocada, radicada en casa. Con criterios deportivos por encima de todo, sin otros aderezos extra a la hora de componer el equipo y hacer los fichajes.

En su lógica fase de adaptación, los de Laudrup han cosechado derrotas dolorosas en este primer cuarto de Liga. Cayeron 2-0 en Gijón, 3-0 en Bilbao y 0-1 en casa ante el Espanyol. Pero sus éxitos ante los grandes y los triunfos ante el Osasuna y Real Sociedad (ambos 2-0) y el lunes pasado contra el Levante (2-1), les han llevado a la 7ª posición de la clasificación con 14 puntos. Los mismos que el Sevilla y el Atlético de Madrid. Diez más que el Real Zaragoza. En la caseta blanquilla nadie se fía de los bermellones. Ni un pelo.

Etiquetas