Despliega el menú
Deportes

PIRAGÜISMO

Remando hacia el éxito

El C. N. Helios cuenta en sus filas con un piragüista y un remero con un futuro prometedor. Pablo Medrano y Sergio Cazorro son referencia en sus respectivos deportes.

Sergio Cazorro (izquierda) y Pablo Medrano, en C. N. Helios.
Remando hacia el éxito
OLIVER DUCH

El C.N. Helios no falla en la producción de futuras perlas del deporte. De momento, son promesas en juvenil y sub 23, pero con esta progresión pronto serán una realidad en el panorama nacional e internacional. Sergio Cazorro, remero, y Pablo Medrano, piragüista. Estos dos zaragozanos han firmado un currículum intachable en las dos últimas temporadas y su futuro se prevé muy esperanzador.

 

Sergio cumplirá 19 años el próximo mes de diciembre. Empezó a remar por casualidad a los 9 y, desde entonces, no ha parado. "Hacía natación, pero tenía problemas de otitis y lo tuve que dejar", explica el heliófilo. Pablo Medrano es más joven, y su recorrido subido a una piragua es mucho más corto. Comenzó en 2002 con un cursillo de iniciación y en cadetes se enganchó definitivamente. Ahora atraviesa por el momento más feliz de su incipiente carrera. El pasado mes de junio vistió el maillot de la selección española por primera vez. Lo hizo, en K-1, en la Copa del Mundo Juvenil de Copenhage, donde obtuvo la medalla de plata. "Era mi primera regata internacional y no me esperaba acabar subido al cajón", confiesa el palista. La experiencia de Sergio con la selección nacional es más prolongada. El remero ha sido habitual en las convocatorias con España en juveniles y, este año, en sub 23, las cosas no han cambiado.

 

La vida de estos dos deportistas aragoneses ha dado un vuelco importante en los dos últimos años. Sergio dejó Zaragoza para integrarse en el Centro de Alto Rendimiento de Asturias. Allí se levantaba a las 6 de la mañana para entrenar y los resultados en 2008 le acompañaron. El Helios se lo reconoció otorgándole el pasado mes de junio el premio al Mejor Deportista del club. Fue una temporada en la que acabó subcampeón de España Juvenil en remorgómetro y tercero en el Nacional de su categoría.

Regreso a Zaragoza

Sergio regresó de Asturias esta semana, y su deseo pasa por no abandonar la capital aragonesa. "Quiero quedarme y ver si con el apoyo del club puedo mantener el mismo nivel", explica, consciente de que tendrá muchas más dificultades para entrenar entre el río Ebro y el pantano de Mequinenza. Medrano se ejercita en Zaragoza, pero le gustaría poder hacerlo en un sitio especial para piragüistas: "Ojalá pudiera ir a algún centro de tecnificación. Aquí sólo hay 1.000 metros navegables, desde el azud hasta el Puente de Hierro, y se hace muy complicado", sentencia.

 

Mientras, el año de Pablo no será fácil de olvidar. Concluyó tercero en Campeonato de España de Maratón de la temporada pasada en K-2 e hizo lo propio este curso en el K-1, pero una "injusta" decisión de los jueces le relegó a la duodécima posición. Por otro lado, Sergio está comprobando la dureza que supone dejar atrás juveniles y enfrentarse a gente de hasta 23 años y los resultados no son tan satisfactorios como los cosechados en los cursos anteriores.

 

Sus objetivos más próximos miran hacia diferentes ángulos. La temporada que viene Pablo dará el salto a la categoría Sénior y su reto pasa por "hacer el selectivo para el Campeonato del Mundo". Para ello debe acabar entre los dos primeros del Nacional. En el caso de Sergio, "mejorar los resultados de este año y seguir acudiendo a las llamadas de la selección". Su sueño pasa por llegar a los Juegos Olímpicos de Londres, pero es consciente de que "hay que ir paso a paso".

Etiquetas