Despliega el menú
Deportes

Helder Postiga permite respirar al Real Zaragoza

Dos goles del delantero portugués, uno de ellos en el descuento, permitieron al conjunto aragonés retener el empate contra el Sporting

Partido contr el Sporting
Real Zaragoza vs Sporting de Gijón_3
TONI GALAN

El Real Zaragoza logró un empate al límite frente al Sporting de Gijón gracias a un tanto de Helder Postiga en tiempo de descuento. El portugués fue el gran protagonista del choque al haber conseguido el segundo tanto del Zaragoza y forzar el gol en propia puertade Botía,. Barral, por su parte, hizo lo propio para los gijoneses.


Tal y como anunció en la rueda de prensa previa al partido, Javier Aguirre realizó dos cambios respecto al once presentado en Madrid. Entraron Juan Carlos y Micael por Zuculini y Meira, lo que aprovechó el técnico mexicano para volver a un esquema más clásico. Durante los instantes iniciales, se notó especialmente la presencia de Micael, que demostró un mayor criterio a la hora de mover el balón en el centro del campo.


Poco a poco, el cuadro zaragocista iba dominando el partido, ejerciendo una presión adelantada y generando las primeras ocasiones de peligro. Postiga, en el minuto 3 y por medio de una jugada personal, demostraba que tenía muchas ganas de volver a marcar. Un minuto más tarde, y tras una buena combinación blanquilla, Juan Carlos disparaba desde la izquierda un desviado chut.


Los dos protagonistas se volverían a combinar poco después para materializar el primer tanto blanquillo. El extremo zurdo caía a banda derecha para botar una falta que el portugués transformó con ayuda de Botía. Buen juego, dominio y gol. Lineas argumentales de un guión que pronto sufriría un indeseable giro dramático.


Dos minutos duró la alegría. Lo que le costó a Miguel De las Cuevas escarbar por el perfil derecho zaragocista y realizar una jugada que liberara todos los fantasmas acumulados. Barral, a la media vuelta, convirtió su primero y desató una lluvia de dudas que borró a los aragoneses del terreno de juego. La nada se hizo sobre el césped de La Romareda y, en el 43, un nuevo centro, desde el mismo punto, tocó en Ponzio y se desvió lo suficiente para que pudiera ser cazado por Barral. Los visitantes conseguían adelantarse y la grada de La Romareda explotaba de frustración. Pitada colectiva al término de la primera parte e individual para Juárez cada vez que el balón llegaba sus botas.


Tras el paso por vestuarios, el conjunto zaragozano volvió a recuperar su mejor cara. Luis García forzaba una falta al borde del área que el mismo se encargaría en lanzar. A diferencia de la primera parte, en la que casi consiguió batir a Juan Pablo de disparo directo, en esta ocasión se le marchó alto.La revolución de Aguirre

Ante la incapacidad demostrada para generar peligro, el preparador azteca decidió hacer un cambio radical y ordenó la entrada de Ortí por Juárez. Un canterano, querido por la afición, por el jugador más señalado por los goles encajados. Barrera ocupó el lateral derecha y el Real Zaragoza se volcó al ataque.


El tiempo pasaba y los aragoneses, a pesar de lo arriesgado de su propuesta, no lograban generar ocasiones claras. El Sporting enturbiaba el choque subiendo un punto su dureza y la actuación arbitral comenzó a desesperar a los locales. Aguirre continuó moviendo su banquillo y dio entrada a Lafita por Juan Carlos. El canterano realizó una buena diagonal en el 78 pero su disparo se encontró con Juan Pablo nuevamente. Poco después Barrera volvía a realizar una buena jugada por la derecha, pero tampoco logró marcar.


En su último cambio, Aguirre mandó ingresar en el terreno de juego a Edu Oriol por un cansado Ruben Micael. Toda carne en el asador y la sombra de la derrota que se hacía cada vez más grande. Hasta el descuento. En un balón suelto, Postiga conseguía fabricar su segundo y devolverle la fe al zaragocismo. Tanto, que aún hubo tiempo para que Da Silva cabeceara un córner buscando la remontada total.

Etiquetas