Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÚTBOL

Querido Brujo

Enrique Castro 'Quini' vuelve hoy a Zaragoza, ciudad en la que permaneció 25 días secuestrado y en la que siempre es recibido con enorme cariño en La Romareda

Quini posa junto a Manolo Preciado
Querido Brujo
LA NUEVA ESPAÑA

Siempre nos ha embrujado Quini. De antes y de ahora, de Hugo Sánchez a Eto'o, goleadores consumados hubo muchos. Tipos duros, matadores del área. Otros, además de gol, de calidad, tuvieron estilo. Butragueño o Quini quedarán como representantes de una especie en extinción. Esta noche será premiado por la Asociación de Amigos del Arbitraje (Triple A) por su exquisito comportamiento dentro y fuera del fútbol. El Brujo siempre fue un caballero del deporte.

 

Resulta paradójico, pero un hombre que aglutina un impresionante historial de cinco trofeos Pichichi de Primera División, no va a ser galardonado por sus goles, sino por la deportividad y el respeto que siempre mostró hacia los árbitros. "Quini siempre fue un delantero diferente, un caballero dentro y fuera del campo, un deportista ejemplar en todo el sentido de la palabra. Por todos estos motivos será premiado mañana -por hoy- en la asociación", afirmó José Ignacio Bueno Grimal, ex árbitro de Primera División y pilar básico de la Triple A. "Recuerdo los partidos con el Sporting y con el Barcelona. Daba gusto arbitrarle. Conservo imágenes imborrables como asistente de Pes Pérez. El premio es merecidísimo", explicó Bueno.

 

El reconocimiento al legendario delantero coincide con la visita del Sporting de Gijón a Zaragoza. Quini en la actualidad desempeña el cargo de delegado del Sporting, puesto desde el que destila el mismo espíritu que manifestó como jugador. "Quini es un lujo para el fútbol. Es una lástima que no pueda acudir al acto, pues debo asistir como delegado arbitral al partido Castellón-Cartagena. Estará Arístides Domingo Vidal, presidente de la asociación", lamentó Bueno.

 

Las visitas de Quini a Zaragoza tradicionalmente han tenido un atractivo especial. El futbolista siempre se ha sentido arropado en La Romareda, donde ha sido tratado con respeto y cariño. Sobre todo, después del secuestro que el delantero sufrió el 1 de marzo de 1981. Quini permaneció 25 días retenido en un zulo en un taller mecánico situado en la calle Jerónimo Vicens de la capital aragonesa. Después de celebrado el juicio, Quini reiteró una vez más los sentimientos que reúne una persona calificada de extraordinaria por cuantos le conocen, y perdonó a sus captores, además de renunciar a cinco millones de pesetas de indemnización.

Artillero internacional

Además de su destacadísima presencia en el Sporting y en el Barça, Quini disputó los Mundiales de Argentina 78 y España 82 defendiendo la elástica del equipo nacional. Curiosamente, también había debutado con la camiseta de la selección absoluta en el estadio de La Romareda. Fue el 28 de octubre de 1970, en un encuentro España-Grecia.

 

Quini colgó las botas en 1987 como jugador del Sporting, aunque permanece como referente ineludible del club asturiano. En los últimos meses acaba de superar un cáncer. Afortunadamente, el Brujo pudo vivir en directo el regreso del Sporting a la Primera División. Mañana comparecerá en La Romareda acompañando a Manolo Preciado en el banquillo visitante. Su Sporting no es el Sporting grande de principios de los ochenta, el de Castro; Redondo, Cundi, Maceda, Jiménez; Ciriaco, Joaquín, Uría; Mesa, Quini y Ferrero. Eso sí, su Sporting sigue siendo la alegría de la gente minera, un club respetado y querido allá donde va por los campos de España. El Sporting siempre será el Sporting de Quini, ese señor eternamente sonriente que encarnó tantos sueños de fútbol de nuestra infancia y que ahora acaba de regatear a la muerte. El que hoy será premiado por esos locos encantadores de la Asociación de Amigos del Arbitraje. El que mañana será ovacionado de nuevo por la afición de aragonesa en La Romareda.

Etiquetas