Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÓRMULA 1

¿Qué hará Red Bull?

Helmut Marko, caudillo en la sombra de la escudería, tiene buena parte de las claves en la resolución del Mundial.

Vettel en Singapur.
Red Bull domina el viernes
AFP PHOTO

Terminó el Gran Premio de Brasil y las calculadoras echaban humo. Cuatro pilotos pueden ganar todavía el título en el lujoso desierto de Abu Dabi. Tiempo para las matemáticas. También para los resúmenes en las cuentas. A Fernando Alonso le vale con ser segundo. Y, en todo, caso, tercero o cuarto si no gana Webber. Éste necesita vencer. Si no, lo tiene muy crudo. Para Vettel es obligatorio ganar. De otra forma, es casi imposible que sea campeón. Y lo de Hamilton es casi ciencia ficción. En todo caso, Alonso se enfrenta a un enemigo en la sombra, el ex piloto austriaco Helmut Marko, caudillo en la sombra de Red Bull, el que puede accionar los botones del mando a distancia si su equipo domina en el emirato.

Cerrado el telón en Sao Paulo, la correa de transmisión ha distribuido en España una idea común. ¿Qué hará Red Bull si, como parece, sigue al mando en Abu Dabi? ¿Cómo gestionará su supremacía con Webber y Vettel? Cuentas de la lechera, porque Alonso jugará su bazas e incluso Hamilton puede tener algo que decir en el triunfo de la etapa. Lo único claro es que Red Bull ha puesto todos los medios de su parte para que Vettel llegue a la última cita del calendario con posibilidades. Y su opción reside en ganar y que Alonso sea quinto o peor. Parece demasiado a estas alturas de la película, salvo accidente o debacle del español.

Surge la pregunta inevitable. Si Red Bull empaqueta otro doblete como en Brasil, ¿ordenarán la victoria de Webber? Es evidente que así tendría que suceder, pero la línea editorial de Red Bull corre por cuenta de un personaje que apenas sale a la luz, un consejero de alto standing, Helmut Marko.

Ex piloto y asesor

Se trata de un ex piloto austriaco nacido en Graz hace 67 años y que asesora desde hace tiempo en Fórmula 1 al propietario de la multinacional de las bebidas energéticas, Dietrich Mateschitz. Marko lleva toda la vida en el automovilismo y compitió en diez carreras de Fórmula 1 durante los años 1971 y 1972. No fue una estrella, pero sí se recuerda su desgraciado accidente en el Gran Premio de Francia de 1972. Una piedra saltó del Lotus de Emerson Fittipaldi e impactó en su casco. Le golpeó en un ojo y Marko perdió la visión parcialmente. Aquello provocó el final de su carrera y hoy sólo ve por un ojo.

Este año es el principal artífice del trato de favor a Vettel. El germano lleva toda la vida en el programa de jóvenes pilotos que Marko instauró. Lo han criado, amamantado y subido a un coche campeón. Y prefieren que no gane Webber. Sucede que tienen los errores de Vettel en el pasado y las matemáticas en su contra, pero un trazado claramente favorable a Red Bull antes que a Ferrari.

Etiquetas