Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

TENIS

Próxima estación: US Open

Rafa Nadal parará de nuevo para preparar el asalto al Grand Slam que le falta.

Nadal sostiene la copa de Wimbledon
Nadal gana su segundo Wimbledon
AFP

"Haber ganado Roland Garros y el US Open, digo Wimbledon, le sirve a Rafa". Toni Nadal, tío y entrenador del tenista español, cometía un error involuntario, quizá producto del deseo. El Abierto de los Estados Unidos es el único "grande" que le falta a Rafael Nadal y se convirtió en el gran objetivo, ahora que el número uno a fin de año está prácticamente asegurado.

El ranquin mostró ayer a Nadal con una diferencia de 3.840 puntos sobre el segundo, el serbio Novak Djokovic, y el suizo Roger Federer aparece en un extraño tercer lugar (primera vez desde noviembre de 2003).

"Yo siempre pensé que el partido más importante del año para Rafa era la final de Roland Garros, porque a partir de allí se vería cómo estaría de confianza para los demás. Y miren, ahora también ha ganado Wimbledon. Eso le genera menos presión para el US Open, porque llega con dos ganados en el año", afirmó Toni Nadal.

¿Qué debe hacer Nadal para celebrar también en Flushing Meadows? Fundamentalmente, llegar en buena forma. El año pasado perdió, con un desgarro abdominal, con el argentino Juan Martín del Potro en semifinales. Otras veces había sido otra parte del cuerpo o el cansancio mismo en el cuerpo entero. La gira de arcilla y la de césped repercutían en los torneos de Norteamérica.

Este año, hubo un calendario más flexible: no jugó en Barcelona, tampoco estará en la serie de la Copa Davis ante Francia este mismo mes. Su regreso se producirá en Toronto, a partir del 9 de agosto. Por eso, Nadal se va a tomar vacaciones. "Pienso sólo en ir a la playa, a pescar, en ir de fiesta y juntarme con mis amigos en Manacor", dijo sobre su plan inmediato en la isla de Mallorca. Ni siquiera ve cercana, por el momento, la posibilidad de viajar a Sudáfrica para alentar a la selección española si ésta derrota a Alemania y avanza a la final del Mundial. "Es que tengo que comenzar el tratamiento en la rodilla y, además, Sudáfrica está muy lejos. Si lo trajeran un poco más cerca, podría ser", bromeó.

El cemento del US Open es justamente la superficie que más daño hace a las rodillas del número uno del mundo. Como aparecieron dolores en la derecha durante su partido ante el alemán Philipp Petzschner en la tercera ronda de Wimbledon, llegó el momento de parar y entrar en boxes. "El tratamiento será de dos semanas, luego seguirá con más descanso y entrenamiento", dijo a Ángel Ruiz Cotorro, médico personal de Nadal.

Etiquetas