Despliega el menú
Deportes
Suscríbete
última HORA horaAragón confirma 51 contagios, veinte más que hace siete días antesAl menos un herido en un accidente múltiple de cuatro vehículos en la A-68 en Figueruelas 

real zaragoza

Primavera en enero

El Real Zaragoza se mueve en números de Liga de Campeones en 2011.

Bertolo acude a Gabi tras su gol al Málaga.
Primavera en enero
EFE

El Real Zaragoza cerró el círculo ante el Málaga: el mismo adversario que lo condujo a la depresión y la desesperanza con aquel demoledor 3-5 de septiembre le ha abierto, una vuelta después, la puerta del momento más dulce de la temporada. Impulsado por Aguirre y el vigoroso compromiso de los futbolistas, el Real Zaragoza ha surcado el mes de enero con la contundencia de un trueno. Sus números en el mes que se señaló crucial rozan el sobresaliente: 12 puntos de 15 posibles. Solo el desliz de juego y actitud de la derrota contra el Espanyol niega el pleno de puntos, tacada que solo el Barcelona (y el Valencia si vence hoy) ha redondeado en los cinco partidos desde que se saltó de 2010 a 2011.

Estos guarismos del Real Zaragoza lo sitúan entre la clase noble de la Liga tras el cambio de año. Se mueve en los registros de los equipos de la zona europea y del Sporting, en fuga del fango clasificatorio cogido de la mano del equipo aragonés. En este enero triunfal, el Zaragoza, que era colista antes de la pausa navideña, le ha recortado seis puntos a la Real Sociedad y al Mallorca, nueve al Hércules y ocho al Deportivo. Además, ha sobrepasado a enemigos directos hasta abrir cierta tierra de por medio: ha sumado 9 puntos más que el Levante y 8 más que Almería o Málaga. Todo ello le ha permitido al Real Zaragoza dispararse en la tabla y dejar una estela respecto a la zona de descenso que se mide en 4 puntos, la distancia más amplia y cómoda de la temporada sobre los puestos fatales de la clasificación.

Los reconocimientos sobre una reacción de apariencia y contenido fiable le llueven a Javier Aguirre. La victoria de Málaga elevó la categoría del Real Zaragoza en varios órdenes del juego. El equipo funcionó perfectamente como tal. Consciente de las limitaciones de la plantilla, Aguirre va construyendo un bloque compacto y bien mecanizado donde el otro aporte de mérito está en el cuidado anímico de la plantilla. Sin las brasas del descenso bajos los pies, los futbolistas se han liberado. Varios de ellos han multiplicado sus revoluciones, en parte, también al exprimidor de Aguirre. Hombres como Ponzio, Jarosik, Lafita, Boutahar, Braulio o, incluso, Sinama y Diogo han dado un paso al frente. Aún faltan partidos y resolver varios focos de mejora, pero el Zaragoza comienza a reconocerse, a transmitir un patrón definido de juego.

El repunte del Zaragoza nos conduce a la temporada pasada. Por estas alturas, con dos partidos de la segunda vuelta jugados, aquel Zaragoza de Gay comenzaba a resucitar tras las victorias ante Tenerife y Sevilla. Entonces, contaba con dos puntos menos que en la actualidad. Pero hay otro factor diferencial: aquel equipo ya contaba con la vital contribución de 7 refuerzos invernales. Este año, Aguirre ha levantado el edificio de sus ruinas con los mismos ladrillos. Ese es el valor del actual Zaragoza. Ahora, febrero inaugura una nueva perspectiva que, a priori, suena bien. El equipo tiene terreno para seguir creciendo en un calendario en el que puede asfaltar la permanencia. Si enero fue oxígeno para un enfermo terminal, febrero puede significar la vida. El trayecto es el siguiente: un Racing metido en la pelea, visita al Hércules, también en recesión, recibe a un Atlético de Madrid pálido y en pie de guerra, borroso a domicilio y camino de una nueva crisis, y se pone fin al mes con la visita al Sporting de Gijón, otro enemigo directo. Como se ve, febrero puede ser determinante si el Zaragoza conserva su línea creciente y se mueve entre la cautela y la convicción.

Ante el Racing, el equipo tiene la ocasión de completar un cuatro en raya. Una racha de esta magnitud sería caso relevante en el Real Zaragoza. En los últimos 25 años, el equipo aragonés solo ha enlazado cuatro o más victorias consecutivas en Primera en tres ocasiones: 7 en la temporada 85-86 (récord histórico), 5 en la campaña 88-89 y, la última, en el curso 06-07, con cuatro victorias seguidas ante Real Sociedad (1-3), Betis (2-1), Atlético (0-1) y Getafe (3-1).

Etiquetas