Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

HUESCA 1- 1 Xerez

Premio a la fe

El Huesca logró un meritorio empate ante el líder, en el último minuto, pese a jugar durante una hora en inferioridad numérica. El cuadro azulgrana fue muy perjudicado por el árbitro.

Imagen de un encuentro pasado
Premio a la fe
JAVIER BLASCO

Dijo Antonio Calderón en la rueda de prensa que aunque no hubieran empatado se habría ido contento a casa. Resulta creíble. Porque es muy difícil que un equipo conserve su identidad ante un arbitraje canallesco, siga haciendo el trabajo con un enemigo que se burla en tu cara y además recoja frutos. Jugar con diez durante casi una hora contra el líder y no salir derrotado es lo más hermoso que ha hecho el Huesca desde que empezó la temporada. Nico Medina dio forma a la apoteosis con un remate de cabeza de trazo supremo y parábola emocionante. Quedaba un minuto.

Gardeazabal debería considerar seriamente dejar el arbitraje. Es muy flojo y además tuvo un mal día. No entiende el fútbol. Por eso comete tantos errores de apreciación. Ve faltas donde no hay y se le escapan otras que sí existen.

En cinco minutos, el colegiado vasco tuvo la habilidad de estropear un espectáculo que prometía goyas. Era tarde de miuras y flor en la peineta. De sol y sombra y olor a puro. Un Xerez con cuerpo de brandy y cuajo inmejorable. Y un Huesca crecido en su generosidad, en su juego fornido y al tiempo elegante, en su apuesta eternamente valiente.

El líder irrumpió en el césped como un caballo blanco montado por Hermoso de Mendoza. Apareció, rejones en mano, dispuesto a hacer faena con el Huesca. Pero los de Calderón no se arredran.

Tanta felicidad se prometía que un trencilla pecaminoso trajo la noche en 30 segundos. Gardeazabal se inventó un penalti de Helguera a Aythami. Momo, el amigo de Rubén Castro y una bala por la izquierda, lanzó el crimen a una portería que defendía Miguel Martínez. El guardameta tuvo que colegiarse por la gripe de Eduardo Navarro y tuvo un debut soberbio. Miguel detuvo la pena máxima con un paradón, pero el correoso atacante canario se aprovechó de ser el jugador más cercano para marcar de cabeza.

La acción le costó a Helguera una tarjeta amarilla inmerecida, que sumada a la que vio diez minutos después se lo llevaron por delante. Esta vez el capo no se libra. Si le quitan la primera, que con su currículo no es descartable, pagará igual porque por fin ha llegado a cinco. Un inciso para la reflexión: Helguera sale del campo y ni Erice ni Sorribas están en la convocatoria.

Aquí comenzó el momento sainete con Gardeazabal en estado puro. Alguien se expresó con incorrección en el banquillo y el árbitro decidió que había sido Ramón, quien niega los hechos que se le imputan (llamarle caradura).

Calderón fue inteligente y bravo. Realizó una puesta en escena brillante, manteniendo a sus dos delanteros pese a estar en inferioridad numérica. El Xerez menospreció el coraje azulgrana, pensó que viviría de contemporizar y el Huesca confirmó que el fútbol es justo a veces, gracias a un testarazo de Nico Medina. Premio a la fe.

 

Ficha técnica

huesca 1

xerez 1

Huesca Miguel; Robert, Dorado (Nico Medina, 82), Rigo (Vara, 33), Borrego; Luis Helguera; José Vegar (Ripa, 56), Sastre, Camacho; Rubén Castro y Roberto.

Xerez Chema; Francis, Aythami, Silva, Mendoza, Moreno, Viqueira (Sarmiento, 82), Calvo, Antoñito (Bergantiños, 66), Calle y Momo (Asier, 65). 

Goles: 0-1, min. 22: Momo. 1-1, min. 89: Nico Medina. n Árbitro: Gardeazabal Gómez. Amonestó a Rigo, Aythami, Moreno y Silva. Expulsó, por doble tarjeta, a Luis Helguera en el minuto 38; y con roja directa, al suplente local Ramón y al preparador físico Roberto Cabellud.

Etiquetas