Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Por fin, Pinter

Tras el ensayo defensivo que ayer practicó Gay durante más de una hora, el húngaro es el elegido para jugar mañana como centrocampista tapón por delante de los centrales.

Pinter disputa un balón con Gabi.
Por fin, Pinter
TONI GALáN/APG

En dos sesiones de entrenamiento, en dos horas y media de simulación defensiva, Adam Pinter le ha ganado el pulso a José Edmilson para ser titular mañana en San Mamés como centrocampista tapón por delante de los dos centrales. Han bastado dos ensayos, los del jueves y el viernes, para que Pinter haya convencido a Gay de que es la mejor baza para apoyar la dura labor que aguarda a Contini y Lanzaro ante los puntas del Athletic.

Hasta el miércoles, fue Edmilson el que trabajó en ese puesto tan específico. Pinter estaba ausente, al estar desplazado con la selección húngara durante diez días para jugar los dos partidos internacionales de rigor programados en este parón de octubre. Gay quiso ver si el campeón del Mundo brasileño, que lleva un mes apartado del grupo por diversos problemas físicos en una rodilla, estaba ya en condiciones de rendir a plenitud en esa labor de medio centro retrasado (el año pasado lo bordó en varios partidos, entre ellos el de Bilbao, en apoyo de Jarosik y Pablo Amo). Pero no lo vio redondo. Edmilson no está al nivel mínimo que requiere tan específica función en un choque así.

Por eso esperó la llegada de Pinter anteayer jueves y, sin rodeos, le puso durante 90 minutos (con múltiples explicaciones incluidas) a desarrollar la misión de apoyo logístico a los centrales y de guardaespaldas de Gabi en la medular. El magiar, crecido tras debutar el martes como internacional absoluto con Hungría en Finlandia (jugó 15 minutos en la victoria húngara por 1-2 en Helsinki), aporta su enorme envergadura fruto del 1,91 de su estatura y, sobre todo, respecto de su competidor Edmilson, el hecho de estar en perfecto estado físico.

Así que ha llegado la hora del estreno de Adam Pinter como zaragocista desde el inicio de un partido. Hasta ahora, su única aportación se reduce a los últimos 30 minutos del partido de El Sardinero, hace un mes, cuando el Racing -ya con él en el campo- doblegó al Real Zaragoza por 2-0 en un penoso partido del cuadro aragonés. Entonces, precisamente suplió al lastimado Edmilson, que no ha vuelto a jugar como consecuencia de su leve pero molesta lesión. Y, salvo un par de acciones de enorme fuerza en el cuerpo a cuerpo -rayando la tarjeta amarilla-, su fútbol fue discreto, alborotado y difícil de enjuiciar por escaso.

El debut de Pinter como titular con la camiseta zaragocista va a estar envuelto en una paradoja: el magiar va a pasar de la grada al césped, de lado al lado de la horquilla de uso por parte del entrenador, ya que en el último partido ante el Sporting, él fue el que se quedó sin convocar por decisión técnica de Gay. No es la primera vez que el entrenador madrileño hace esta pirueta: el año pasado la repitió dos veces con Pablo Amo, una de ellas justamente en el partido disputado en San Mamés, donde el ex central zaragocista (ahora en el Panserraikos griego) pasó de no contar a titular en La Catedral para ocupar el puesto del lesionado Contini.

Esta vez, como hace seis meses, Gay también tiene una baja muy sensible en la línea zaguera para defender a Llorente y compañía: el sancionado Jarosik, que el año pasado fue pieza crucial para frenar el juego aéreo de los vascos.

Este factor también ha jugado a favor de que Pinter sea el elegido para ser titular mañana en Bilbao. Jiri Jarosik, que verá el partido desde casa, es el techo de la plantilla en cuanto a estatura: 1,95. Los dos centrales que van a intentar combatir a Llorente (1,93) son, pese a su contundencia, más bien bajitos: Contini mide 1,82. Y Lanzaro 1,83. Ante este panorama puramente fisiológico, la aportación de Pinter y su 1,91 se antoja fundamental en muchísimas jugadas del partido, tanto en los balones colgados a las inmediaciones del área, como en los centros de estrategia a balón parado, que habrá unos cuantos. Edmilson se queda en un nada despreciable 1,86. Pero, en las circunstancias que concurren, cinco centímetros con muchos centímetros y más si van acompañados de un mayor dinamismo, virtud que Pinter puede aportar en mayor cantidad que el brasileño.

El entrenamiento de ayer también dejó claro que Ponzio será el lateral izquierdo de la zaga, dejando en el banquillo por primera vez en la temporada a Obradovic.

Etiquetas