Deportes

LEO PONZIO DEJA EL REAL ZARAGOZA

Ponzio se despide entre lágrimas

El jugador argentino no pudo reprimir la emoción al decir adiós a la que ha sido su casa durante siete años, la cual abandona por "motivos personales".

Leo Ponzio durante la rueda de prensa
Leo Ponzio se despide del Real Zaragoza entre lágrimas
EFE

Leo Ponzio ya es historia del Real Zaragoza. Con los ojos entumecidos y alguna que otra aventurada lágrima surcando su rostro, el futbolista argentino dijo adiós a la que ha sido su casa durante siete años. Maximo referente sobre el terreno de juego, el de Rosario aludió "motivos personales" para argumentar su marcha del club a mitad de temporada. Vuelta a su Argentina natal tras haber defendido durante siete años el escudo del león rampante.

Escoltado por Salvador Arenere, que recordó los muchos méritos realizados por el centrocampista, entre los que figura ser el segundo extranjero que ha disputado más partidos con la zamarra blanquilla así como los títulos de Copa y Supercopa logrados en 2004, el eterno chico para todo se despidió para poner rumbo a River Plate, equipo en el que ya militó durante una temporada y media en la que dejó la disciplina zaragocista.

"Hacerles saber que uno está dando un paso adelante y dejando muchos amigos. Hay gente que me puede llegar a entender y hay gente que no, pero no me estoy bajando de un barco ni subiéndome a otro. Uno tiene un camino por delante y en estos momentos predomina la familia y agradece que haya un club que le abre las puertas en Argentina para estar cerca de ellos", explicó Ponzio respecto al porqué decide irse ahora, con el equipo colista y a cinco puntos de la salvación.

Momentos difíciles que no siempre fueron así. Alegrías y tristezas inherentes a toda condición humana de las que el mediocentro no se arrepiente. "Hemos pasado otras dificultades pero todas esas cosas me hacen sentir hombre, me hacen sentir fuerte y con eso uno lleva la cabeza bien alta", afirmó. El argentino, que siempre ha manifestado su preferencia por expresarse sobre el campo y no con palabras, no quiso irse sin dar las gracias a todo aquel que le ha hecho sentirse querido durante su estancia en la capital aragonesa. "Agradecerles por todo el cariño que me han dado, saben que uno deja muchas cosas aquí, que uno siente mucho esta casa. Va a ser parte de mí, de toda mi carrera", dijo.

Además, Ponzio tuvo unas palabras respecto a la situación por la que está pasando el equipo en estos momentos. Creyente en las posibilidades de salvación, y sin poder evitar utilizar el plural para referirse al vestuario, aseguró que el nuevo cuerpo técnico, encabezado por Manuel Jiménez, ha entrado "con muchas ganas" para lograr la permanencia. Algo de lo que, en su opinión, tampoco carecía el anterior, liderado por Javier Aguirre, al que, lamentablemente, no le salieron las cosas.

Finalmente, el que fuera capitán de la nave e ídolo de la grada se marchó no sin prometer alguna visita a la ciudad debido a la gran cantidad de amigos que ha podido hacer durante su estancia. "Dejo parte de mi corazón acá, pero hoy en día predominan otras cosas", aseguró.

Etiquetas