Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Ponce falla al final

El chileno no jugará en el Zaragoza, pese a que se intentó su fichaje hasta la medianoche.

Waldo Ponce celebra un gol con la selección chilena junto al zaragocista Suazo.
Ponce falla al final
afp

Waldo Ponce, el defensa central chileno por el que ha estado pujando el Real Zaragoza durante diez días, no jugará en el cuadro aragonés definitivamente. Anoche, hasta el último segundo del plazo de fichajes, Agapito Iglesias intentó desatascar con los agentes del futbolista y los dirigentes del Velez Sarsfield argentino -su club de origen- las negociaciones que quedaron rotas durante la semana pasada al no aceptar los argentinos el método de pago aplazado propuesto entonces por el Real Zaragoza.

 

Ayer, por momentos, se pensó que iba a ser posible alcanzar un acuerdo y que Ponce, que tenía enormes ganas de recalar en el equipo aragonés junto a su compañero de selección Suazo, sería la guinda en la larga lista de refuerzos que se ha puesto a disposición de Aurelio Gay para la segunda vuelta. Pero, pese a los esfuerzos postreros del empresario soriano, le fue imposible salvar las diferencias con los ejecutivos de Velez que, al final de la noche, se hicieron extensivas también a las cifras concretas que deseaba percibir Ponce si cuajaba su fichaje por el Real Zaragoza.

 

De este modo, el plan de renovación de la línea defensiva programado por el área deportiva de la SAD ha quedado incompleto. La figura de Ponce, que será mundialista con Chile -en el grupo de España- y que estaba destinado a aportar un plus de calidad y personalidad a la zona de contención del equipo, habría abierto muchas opciones tácticas al entrenador. Pero, la no consumación de este fichaje último, hace que todo eso sea ya historia.

 

Las últimas horas del plazo de fichajes se invirtieron en los despachos del Real Zaragoza prácticamente en el intento de contratar a Waldo Ponce. De haberse consumado, la maquinaria de la dirección deportiva y la secretaría técnica hubiera tenido que solucionar un problema accesorio que ahora no acontece: la salida del serbio Ivan Obradovic por su condición de extracomunitario (su plaza es la que habría ocupado Ponce). La parte positiva del frustrado fichaje del internacional chileno fue, para Prieto, Herrera y Poschner, que Obradovic deja de ser una patata caliente. El balcánico podrá recuperarse durante el próximo mes de su larga y extraña lesión de rodilla y, si todo va bien, reaparecer y optar a jugar el Mundial en junio con Serbia, la gran aspiración del jugador y también del club.

 

La no llegada de Waldo Ponce al equipo zaragocista varía asimismo el rol de Paco Pavón, otro futbolista al que se ha intentado -por enésima vez en los dos últimos años- dar salida para evitar el pago de una de las fichas más altas que restan en el plantel (1,6 millones anuales). Pavón continúa en el equipo, tras no acordarse su traspaso al Ankaragucu turco, que lo pretendió la semana anterior, y no queda desplazado como hubiera ocurrido si Ponce estuviera hoy aquí.

 

Luccin, sin hueco y sin ficha

No solo quedó sin fumata blanca el caso Ponce. Los dirigentes zaragocistas tampoco dieron forma a una salida concreta a la figura de Peter Luccin, que no tiene hueco en la plantilla -tras la llegada de José Edmilson- y, por lo tanto, se queda ahogado sin posibilidad de tener ficha federativa.

 

El medio centro francés, que sale de una larga lesión de rodilla producida en mayo pasado cuando militaba cedido por el Zaragoza en el Racing de Santander, ha estado trabajando al margen del grupo desde julio en espera de que llegase enero y se le diera una solución a su situación. Enero ha concluido y, con él, el plazo de fichajes, y Luccin sigue siendo un problema para el club: sin poder jugar y cobrando más de 2 millones netos de ficha. Esa situación va a seguir igual hasta el próximo 30 de junio.

Etiquetas