Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

ALPINISMO

Pauner: "Quiero salir de aquí cuanto antes"

El montañero ha dormido en el campo base y hoy un helicóptero lo trasladará a Katmandú. El miércoles llegará a España.

"Podría hablar de optimismo porque ya estoy en el campo base, pero ahora mismo lo único que me preocupa es salir de aquí cuanto antes". Son las palabras de un Carlos Pauner exhausto y agotado ayer, justo antes de acostarse para pasar su última noche a 5.400 metros de altitud en el Lhotse. Su voz sonaba apagada pero esperanzada porque, si todo sale bien, el miércoles estará de vuelta en España.

Pauner aseguraba que "me duele mucho la cabeza por el principio de edema cerebral que he padecido, pero estoy bien". Sí, está bien, pero debe regresar lo antes posible porque lo más adecuado en su situación no es permanecer a tanta altura. Además del edema, el himalayista de montañeros de Aragón sufre congelaciones en las manos y en los pies. No son demasiado importantes, pero las del pie sí son lo suficientemente relevantes para impedirle abandonar el campo base por sí mismo. Para salir de allí caminado debería recorrer el valle de Khumbu durante varios días y ahora mismo eso sería impensable. Por este motivo, un helicóptero les recogerá hoy a él y a su compañero Javier Pérez para trasladarles a Katmandú.

Pauner aseguraba que la climatología acompaña, se prevé buen tiempo para hoy y no habrá problemas para que el traslado se produzca sin incidentes.

Esta expedición ha resultado especialmente complicada para el montañero. "El descenso hasta el campo 2 fue durísimo. El hecho de que tuvieran que ponerme oxígeno complicó también la situación y alcanzar el campo base con este tiempo tan horrible ha sido toda una odisea. Ahora solo puedo estar contento por haber llegado hasta aquí", señalaba Carlos Pauner con un hilo de voz.

En esta ocasión no ha sido posible conquistar la cima de la cuarta montaña más alta del mundo. El aragonés tuvo que abandonar a 200 metros de la cumbre. Una de cal y otra de arena. El Dhaula ya está en la mochila pero el Lhotse deberá esperar.

Etiquetas