Deportes
Suscríbete

ALPINISMO

Al Manaslu con ganas y pendientes de la suerte

El montañero jacetano, junto al también aragonés Javier Pérez, viajarán a Nepal el próximo lunes 30 de agosto. Su vuelta está prevista para el 8 de octubre, salvo que hubiera que retrasarla por las condiciones meteorológicas.

Pauner y Javier Pérez antes de partir hacia Nepal
Pauner parte hacia el Manaslu con ganas, preparación y pendiente de la suerte
EFE

Carlos Pauner inicia el próximo lunes 30 de agosto una expedición hacia Nepal para intentar coronar el Manaslu con "equipo, ganas y preparación" y pendiente de la suerte que le impidió hacer cima en su primer intento en la primavera de 2009.

La "montaña del espíritu" es un pico de 8.163 metros formado por nieve y hielo sobre cuya cima Pauner lleva la misión de colocar el banderín con los colores y el escudo de Aragón que les ha entregado la consejera de Educación y Cultura del Gobierno autonómico, María Victoria Broto, en el acto de despedida.

El montañero jacetano encabeza un equipo formado además por Javier Pérez y los catalanes Unai Llantada y Xavi Arias, "dos parejas potentes" con las que cree que podrá trabajar sin problemas, ha explicado el montañero aragonés en esta comparecencia y del que se ha caído en el último momento el vasco Juanito Oiarzabal.

Año y medio después de intentar hollar la cima del Manaslu por primera vez, ya que se tuvieron que dar la vuelta a cincuenta metros de desnivel de la cumbre por el cambio brusco de las condiciones climáticas, y unos meses después de haber perdido a su compañero Tolo Calafat en el Anapurna (8.091), Pauner afronta este nuevo proyecto en un buen estado físico y anímico.

"En el Himalaya -ha recordado- he dejado a ocho amigos íntimos. Sé que las cosas son así" porque se va a "luchar por un sueño" y que esa era "la ilusión de su vida", por lo que "al final hay que dejar las cosas malas".

Ha asegurado que el espíritu es el mismo que cuando empezó el proyecto, que comprende también la elaboración de un audiovisual para enseñar las técnicas y qué es lo que un montañero se puede encontrar en las cumbres, y así parte hacia Nepal "convencido y con ilusión".

"Llevamos equipo, las ganas y la preparación, solo nos falta la suerte", ha explicado Pauner, quien va a aprovechar la experiencia de la primera expedición para introducir algunos cambios como el cambio de ubicación del campo III.

Pauner calcula que hacia el 4 de septiembre podrán instalar el campo base, a 4.900 metros de altitud.

La siguiente fase, hasta principios de octubre, consistirá en la instalación y equipación de los otros dos campos de altura, tiempo que los himalayistas aprovecharán para aclimatarse.

Según ha precisado Javier Pérez, el campo I se localizará a 5.400; el número II, a 6.800 y el tercero en un collado a 7.400, con el fin de evitar la zona de avalanchas de los 6.000 metros, estar más cerca de la cima y poder hacer cumbre a una hora "más segura".

Es la "ventaja", ha dicho Pauner, que proporcionan las segundas o terceras expediciones, que permiten conocer mejor la montaña, saber dónde se puede "apretar más" y así salir con "más ímpetu".

En este trayecto, Carlos Pauner coincidirá con otra expedición inglesa, una alemana y con el grupo que encabeza el alpinista madrileño Carlos Soria.

La vuelta de los montañeros está prevista para el 8 de octubre, salvo que hubiera que retrasarla por las condiciones meteorológicas.

Carlos Pauner en su proyecto de hollar los catorce ocho miles ya suma nueve y todavía le faltan, además del Manaslu, Everest (8.848), Lhotse (8.516) y los dos más bajos, Sisha Pangma (8.027) y Gasherbrum II (8.035).

Etiquetas