Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Oliveira se queda

Un soplo de aire fresco recorre la cara de Marcelino García Toral. Su imborrable aspiración, el delantero encargado de capitanear su ataque con una mezcla mortífera de potencia y gol, el brasileño Ricardo Oliveira, se queda en el Real Zaragoza. Finalmente, uno de los culebrones del verano se apagó ayer tras dejar los dirigentes del club aragonés y el agente del jugador, Augusto Castro, prácticamente cerrado el nuevo contrato del delantero brasileño. Oliveira se beneficiará de un notable aumento salarial que le convertirá en uno de los jugadores mejores retribuidos de la plantilla (la ficha se situaría cerca de los 3 millones de euros, solo superado por Diego Milito y Ayala) y prolongará una temporada más su vinculación, que ahora concluirá el 30 de junio de 2013.

El propio futbolista confirmó el acuerdo ayer en Villalba: "Lo mío con el Zaragoza está ya totalmente cerrado. El club me ofreció un año más de contrato, además de los cuatro que tenía firmados en el momento en que se ejecutó mi compra al Milán, y lo he aceptado. Así que ahora tengo 5 años de compromiso. Por ello, yo sigo a disposición del club sin ningún problema, encantado si tengo que jugar en Segunda División".

Oliveira se mostró feliz de continuar: "Toda mi familia está ya en Zaragoza, en el mismo sitio donde estábamos el año pasado y los niños están ya matriculados en el mismo colegio. Tengo ganas de estar aquí y estoy muy a gusto de poder ayudar al equipo este año".

En su decisión, ha jugado un peso crucial la fuerza persuasiva de Marcelino, que le ha intentado convencer en los últimos días de su jerarquía como arma ofensiva para la próxima temporada. Se pone punto y final a un episodio que agitó el principio de la pretemporada, cuando el delantero prolongó más de lo permitido sus vacaciones y cuando su agente anunció el deseo de Oliveira de no jugar en Segunda.

Pero, con el paso de los días, el escenario sufrió una radical inversión, y ahora Oliveira se abraza a su continuidad en el Real Zaragoza.

Etiquetas