Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CONDE DE GODÓ

Nadal-Ferrer, séptima final entre españoles en el Trofeo Conde de Godó

El número dos del mundo venció al alemán Denis Gremelmayr por 6-1 y 6-0 en solo 45 minutos y se clasificó sin muchos problemas para su cuarta final consecutiva del Trofeo Conde de Godó.

Rafael Nadal y David Ferrer afrontan la séptima final entre españoles del Trofeo Conde de Godó. En la primera semifinal se produjo el triunfo de Nadal sobre el alemán Denis Grmelmayr (85) por el apabullante tanteo de 6-1 y 6-0 en cincuenta minutos. Después, David Ferrer logró pasar al duelo definitivo tras superar por 7-6 (8) y 6-3 al suizo Stanislas Wawrinka (27). El encuentro por el título dará comienzo a las cuatro de esta tarde.

El partido entre Ferrer y Wawrinka fue una lucha casi constante de revés a una mano, el del suizo, contra el revés a dos manos, el del alicantino. Por momentos, la monotonía del persistente golpeo llegó a transmitir la sensación de aburrimiento para el espectador. En cualquier caso, hicieron un tenis de dificultad, que se resolvió a favor del de Javea quizá por su mayor consistencia en los tiros cruzados.

El choque entre Nadal y Ferrer será el noveno entre ambos. Hasta ahora el mallorquín registra ventaja de 5-3. El último enfrentamiento tuvo lugar recientemente, en cuartos de final del Masters Series de Montecarlo, en cuyo partido se impuso el balear por 6-1 y 7-5. Las apuestas son favorables a un Nadal que de un tiempo a esta parte recobró aquellas virtudes que le condujeron al segundo puesto de la clasificación mundial. Además, el próximo lunes aparecerá como líder de la carrera de campeones hacia la Copa Masters de Shangai, desplazando de esa posición al serbio Novak Djokovic.

Nadal se ha superado a sí mismo, una vez más. Por lo pronto estableció nuevas magnitudes en el Trofeo Conde de Godó. Solventó su semifinal en solamente 50 minutos con un resultado de escándalo (6-1 y 6-0) sobre el alemán Denis Gremelmayr (85 del mundo). Fue la batalla entre dos zurdos muy diferentes. Mientras el español se mostró imparable al imponer en el juego un ritmo de extraordinaria viveza, el germano intentó lo que rápidamente se consideró imposible para él: poner en apuros al balear.

El Nadal que literalmente barrió de la pista a su oponente es el mismo que ha encadenado todo un rosario de récords. Por lo pronto este año lleva nada menos que 31 victorias. Gremelmayr venía de Estoril donde estuvo a punto de cortarle el paso a Roger Federer. Esa circunstancia la tuvo muy en cuenta un Nadal lanzado más que nunca a la ofensiva. El mallorquín no dio tregua a su adversario. Apuró la jugada cuando lo vio oportuno, hizo correr de un lado a otro al enemigo y, en definitiva, pasó por la pista central del RCT Barcelona como una especie de potente tornado.

No conforme con haber logrado romper el saque del germano en cinco ocasiones, Nadal cerró el encuentro con un colocado servicio directo. El de Manacor redobló las revoluciones imprimidas a la pelota con el objetivo de zanjar cuanto antes el compromiso para alcanzar su cuarta final consecutiva sin haber sufrido un gran desgaste de energías.

Gremelmayr en modo alguno sospechaba antes del partido que acabaría recibiendo toda una paliza. Fue un repaso en toda regla. De todos modos, como recompensa a su esfuerzo obtuvo 37.700 euros de premio. Nadal, en cambio, se embolsará 136.300 si este domingo consigue adjudicarse el torneo por cuarto año consecutivo, lo que constituirá para él otro registro importante al convertirse en el primer tenista español que gana la prueba cuatro temporadas seguidas.


Etiquetas