Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

ENTREVISTA A MANUEL PRECIADO

"Muy mal verían las cosas para tanto fichaje"

El técnico cántabro certifica el cambio radical del Zaragoza y aplaude los fichajes realizados en enero.

Manolo Preciado, en un entrenamiento en Mareo.
"Muy mal verían las cosas para tanto fichaje"
la nueva españa

Real Zaragoza-Sporting de Gijón. Este partido suena a fútbol añejo.

Suena a clásico y a fútbol. Tanto Zaragoza como Sporting, pese a sus pasos por Segunda, son equipos de Primera. Sin duda. Con solera y con prestigio en el fútbol español. Bienvenida sea esta nueva edición de un duelo así. A nosotros nos hace muchísima ilusión. Va a haber un desplazamiento masivo de aficionados gijoneses.

Esa pasión de la 'Mareona' debe ser un plus para su equipo.

Es tremendo. Al margen de la satisfacción que supone jugar cada 15 días en casa con el campo lleno, la afición nos da regalos como los 7.000 que se desplazaron a Riazor o los 4.000 que fueron a Valladolid. En Zaragoza pasaremos de 3.000. Es un orgullo. En otras cosas no podemos ser primeros, pero en afición no nos gana nadie.

Se nota que está disfrutando la experiencia en Gijón como un niño.

Sin duda. Llevo cuatro años en Gijón, que son palabras mayores en este mundillo del fútbol. Es casi impensable. Ha habido mucho trabajo pero todavía más felicidad. Se consiguió algo tan enorme como el ascenso. El año pasado nos salvamos tras mucho sufrir con un equipo algo limitado y con menos presupuesto. Eso ha hecho que se viva un ambiente fantástico entorno al equipo. Debemos aprovecharlo. No pasa muy a menudo.

¿Sentía que la vida y el fútbol ya le debían esta estabilidad?

Tenía muchas ganas. Los últimos años no fueron muy gratos para mí, especialmente la experiencia en Santander. Había tenido la paradoja de ascender con varios equipos y no disfrutarlo por varias razones. La estancia en Gijón está siendo irrepetible. Sinceramente, me ha venido muy bien esta buena racha. Si no, seguramente ya no estaría aquí.

Marcelino no tuvo tanta suerte en Zaragoza.

Los buenos momentos duran lo justito en el fútbol. Siempre acaba llegando un mal resultado.

¿Le extrañó el cese del asturiano?

No, porque se notaba que no había un ambiente muy cordial entre las partes. Al final, la cuerda se rompe por el mismo sitio y no me sorprendió. Cuando uno piensa que ese entrenador ascendió al equipo tres meses antes, parece un poco raro lo sucedido. Desde la distancia no se palpaba el mejor de los ambientes. No soy quién para opinar de ello. Evidentemente, me dolió porque tengo una gran relación con él y sé que tenía muchas ilusiones puestas en el Zaragoza. Marcelino ya ha demostrado lo buen entrenador que es y tendrá más oportunidades.

¿Qué le parece el cambio radical experimentado por el conjunto aragonés?

Sorprendente. Muy mal habrían visto las cosas para pegar este volantazo tan grande. Han cambiado casi a media plantilla. Si uno ve los últimos partidos del Zaragoza, porque ve el escudo y la camiseta, si no sería difícilmente reconocible. Han fichado muy buenos futbolistas y ya tenían un estupendo equipo, bajo mi punto de vista. Tiene toda la pinta de que saldrán de la zona baja.

Si el Zaragoza gana el domingo, se sitúa a un punto del Sporting.

No es para preocuparse. El Zaragoza se ha acercado pero la mayoría de equipos de abajo suma a un ritmo muy lento. Es cierto que si nos ganan se ponen a un punto. ¿Y si ganamos nosotros? Nos vamos a siete. Ni en un caso ni en el otro nada estaría decidido. Queda muchísima Liga para pensar que un partido es trascendente o una final. Los puntos son importantes pero hasta ahí.

¿Tendemos al tremendismo al hablar de fútbol?

Totalmente. El Zaragoza parecía que iba a descender hace un mes y, ganando dos partidos, ha escapado del pozo. A veces se le da demasiado valor a un partido en concreto. Esto es muy largo. Todos tenemos que apretar los dientes.

Mañana se rendirá un merecido homenaje a Enrique Castro 'Quini'. ¿Qué supone trabajar cada día con el Brujo?

Lo que es una gozada es verle cada día a nuestro lado, dándonos su apoyo. Nos da fuerzas cuando escasean. Únicamente tengo una 'putada', que no puedo ponerlo a jugar en el equipo titular cada domingo. Sería lo máximo. Hablando en serio, como entrenador es un regalo contar con un delegado como Quini. Es un tipo fantástico y un ejemplo.

Etiquetas