Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Mucho más que un partido

El CAI busca, con Lescano en lugar de Kiefer, un triunfo que descuelgue al Menorca de la lucha por el primer puesto.

Matías Lescano, la gran novedad del CAI, se reencontrará con Urko Otegui.
Mucho más que un partido
josé miguel marco

Una vez avanzada la competición, el CAI marcó dos fechas en el calendario, sus visitas tanto a Menorca como a Melilla, sus rivales directos por el ascenso. Pues el primero de esos días ha llegado y, por las circunstancias actuales, en tierras baleares se juega mucho más que un partido. Con los de Paco Olmos tambaleándose tras tres derrotas consecutivas, el conjunto aragonés tiene la posibilidad de descolgarlo casi definitivamente de la lucha por el primer puesto. Para ello contará con su gran capitán, Matías Lescano, quien ha entrado en el equipo en sustitución del estadounidense Matt Kiefer. Será un duelo de titanes, de dos amplias plantillas en una gran noche de baloncesto. Pero hoy, más que nunca, lo que cuenta es el resultado independientemente de la manera de jugar, ya que este choque tiene una recompensa enorme, la de casi eliminar al otro descendido de la ACB. Y solo puede quedar uno.

 

Eran los dos grandes favoritos para retornar a la elite al comienzo de la campaña. Por su estructura, por su calidad, por su amplitud de banquillo, por contar con piezas desequilibrantes en esta liga... Por todo eso ViveMenorca y CAI se encuentran en un partido vital. Los aragoneses superan a los menorquines en un partido y, de vencer, tomarían una renta de dos triunfos más el 'basketaverage'.

 

Por ello, era fundamental tener al bloque compensado y motivado, y ambas cosas se logran con la entrada en el grupo del 'Bicho' Lescano. Llegó Oriol Junyent y eso dio la posibilidad de que el argentino ocupara la plaza de un interior extranjero. Y así ha sido. Por fin. De hecho, ayer el propio interesado bromeaba con el tiempo que hacía que no se ponía el traje de los desplazamientos.

 

Su vuelta otorga una mayor rotación exterior a José Luis Abós y, lo que es más importante, aporta carácter y garra a un equipo que fuera de casa se ha mostrado demasiado endeble. Su experiencia en partidos de esta índole también viene bien a un conjunto que echaba de menos a su guía espiritual, a ese que comienza el grito de guerra cuando todos unen sus manos, a ese que no le temblará el pulso en una cita tan importante.

 

Además, el CAI contará con la ventaja de que la presión es toda de los baleares. Sus tres tropiezos les impiden volver a fallar y eso puede provocar que lleguen los nervios. Para lograrlo los rojillos están obligados a jugar con cama y tremendamente concentrados desde el salto inicial.

 

Con los nombres que asoman por ambas plantillas los duelos particulares prometen ser apasionantes. Los bases zaragozanos ante Ciorciari y el joven Guzmán; los francotiradores Quinteros y Umeh frente a frente... Pero los dos que más atención despertarán serán, por un lado, el de los 'treses' altos. Barlow ante Cuthbert Victor, dos jugadores polivalentes que se pueden hacer daño tanto por dentro como por fuera. Y, por otro, el que se vivirá en la pintura. Allí, Paco Olmos cuenta con la contundencia de Caio Torres, la habilidad de Turner y la veteranía de Otegui. Ante ellos, el desequilibrante Phillip, el poderoso a la vez que inmaduro Elonu y el experto Oriol Junyent, que tratará de continuar en la línea de su buen debut del pasado viernes.

 

Hay tanto en juego que nada puede dejarse a la improvisación, y por ello hoy por la mañana el equipo se ejercitará en el escenario del duelo. Ayer, viaje pasando por Barcelona (donde Roberto Guerra fue operado con éxito de su rodilla), algo de mal tiempo a la llegada a la isla y descanso hasta la hora de la cena. Al grupo se le ve unido y mentalizado de lo que ha venido a hacer a Menorca: a quitarse a un rival my peligroso de en medio.

 

Esa es la misión. No será fácil, pero para eso lucha este proyecto, para recuperar la categoría a costa de sus adversarios. Llegó el primer día D.

Etiquetas