Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

BALÓN DE ORO 2010

Messi desilusiona a España

El argentino sorprende y logra el prestigioso Balón de Oro por delante de los españoles Iniesta y Xavi Hernández.

El argentino Leo Messi posa con el segundo 'Balón de Oro' de su carrera.
Messi desilusiona a España
JUANJO MARTíN/EFE

El fútbol español puede sentirse maltratado por la FIFA, por los seleccionadores, por los capitanes de los combinados nacionales y por los periodistas. Aunque distinguir a Messi como 'Balón de Oro' nunca es injusto, ya que sus virtudes no encuentran parangón, su discreta actuación con Argentina en el Mundial de Sudáfrica y el título conquistado por España situaban a Iniesta y Xavi como indiscutibles favoritos.

Si el gallego Luis Suárez no tiene sucesor medio siglo después, es posible que España no gane nunca más un 'Balón de Oro'. La selección cuenta con tantos jugadores de calidad y funciona como un bloque tan extraordinario que resultó imposible quedarse con uno. Los votos se repartieron. Iniesta quedó segundo con un 17,4% de los sufragios, y Xavi, con un 16,5 %, repitió el tercer peldaño de un podio en el que hace un año quedó segundo Cristiano Ronaldo. Messi ganó pero ni mucho menos arrasó, ya que obtuvo un 22,6%.

Hubo sorpresa en la gala de Zúrich y por partida doble, ya que Del Bosque tampoco se impuso en las votaciones como mejor técnico en un ejercicio marcado por la Copa del Mundo. El triplete con el Inter de José Mourinho pesó más que el título universal conseguido por el técnico charro. Como consuelo queda saber que al menos seis integrantes de 'La Roja' fueron incluidos en el once ideal: los barcelonistas Puyol, Piqué, Xavi, Iniesta y Villa, y el portero madridista Iker Casillas.

El premio distingue a Messi por segundo año consecutivo y adquiere especial relevancia porque nunca hasta ahora se habían unido las distinciones de la FIFA y de la revista 'France Football'. Nada menos que 208 seleccionadores y capitanes con derecho a voto, además de 154 periodistas repartidos por medio mundo que trabajan para la prestigiosa publicación gala. Y se lo entregó Pep Guardiola, tras una breve alocución en catalán.

Los especialistas eligieron al mejor del mundo, no al mejor del año. Si los parciales durante el curso son importantes, y el Barça ganó la Liga y fue semifinalista de 'Champions', el examen de selectividad lo es todavía más. Y el gran test por excelencia es la Copa del Mundo, tal y como quedó patente cuando ganó Cannavaro.

Messi, autor de 34 goles en la pasada Liga, no pudo marcar en Sudáfrica y sucumbió con la albiceleste de Maradona, goleada en cuartos por Alemania.

Si fuera por una trayectoria, el acreedor natural al galardón sería Xavi, que esperaba su momento de gloria a punto de cumplir 31 años. Y si se atendiera al momento cumbre del año, el vencedor sería Iniesta, autor del gol ante Holanda que resumirá 2010 en cualquier antología, enciclopedia o videoteca. Pero ninguno de los dos son mediáticos ni pertenecen a un país con gran peso en los estamentos internacionales.

"No esperaba ganarlo"

"Buenas noches y muchas gracias por ese aplauso. La verdad, no esperaba ganarlo hoy", dijo Messi, con cara de asombro. "Ya era una felicidad estar con estos compañeros entre los finalistas. Es un día especial ganarlo. Quiero compartirlo con mis compañeros y con mis seres queridos, y con todos los barcelonistas y todos los argentinos", añadió Messi tras recibir el trofeo. Sus compañeros, amigos y esta vez rivales, aceptaron con deportividad la derrota. Felicitaron al ganador, le reconocieron como el mejor, pero su cara, el espejo del alma, mostraba amargura. "Aunque los premios individuales siempre son injustos en un deporte colectivo, Messi es el mejor porque domina todas las facetas, es bueno, humilde y buen chico. No hay color", ha insistido siempre el egarense. Casillas fue el más explícito y se declaró "decepcionado como español".

Este discutible 'Balón de Oro', empero, extiende la marca del Barça, universaliza el 'mes que un club'. Ganó uno pero los tres finalistas simbolizan una forma de entender el juego, una filosofía del fútbol y de la vida, una cantera en la que caben todos los buenos, ya sean de Rosario, de La Mancha o de la misma Terrasa.

Nunca jamás tres canteranos de un mismo equipo subieron al podio de los más grandes. El incomparable Milan de Arrigo Sacchi colocó a los tres mejores dos años consecutivos, en el 88 y 89, pero, salvo Baresi, no se habían forjado en 'Milanello'. Van Basten, Rijkaard y Gullit pertenecían a la escuela holandesa.

Hubo más reconocimientos a La Masía. Nada menos que seis culés aparecen en el once ideal del año. Y salvo el ariete Villa, todos mamaron la cultura barcelonista. Además, fue el octavo 'Balón de Oro' ganado por un jugador del Barcelona. Desde que 'France Football' instauró este galardón en 1956, seis culés resplandecieron en el firmamento fútbol. A Luis Suárez le siguieron Johan Cruyff, dos veces vencedor con el Barça y otra con el Ajax, Stoichkov, Rivaldo, Ronaldinho y Messi.

Etiquetas