Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÚTBOL

¿El mejor gol de la temporada?

Solo se han disputado siete jornadas de Liga pero, a buen seguro, el primer gol de Postiga finalizará entre los más destacados del año futbolístico.

Meira felicita a Postiga
REAL ZARAGOZA - REAL SOCIEDAD_2
EFE. JAVIER CEBOLLADA

Minuto 10 de un partido, hasta entonces, aburrido. Juárez centra desde la derecha un balón directo al punto de penalti. Postiga, que se encuentra algo adelantado respecto a la trayectoria del esférico, se gira de espaldas y ejecuta una chilena de una belleza estética sobrecogedora. Su remate, certero como si lo hubiese ejecutado de cara a la portería, deslumbra al meta Bravo y termina besando la red realista. Una acción que, prácticamente, bien valió el precio de la entrada.

A pesar de que solo se llevan siete jornadas disputadas y todavía queda mucho por ver, no parece apresurado afirmar que el primer gol del delantero portugués como jugador del Real Zaragoza acabará ilustrando el resumen de las mejores jugadas de la temporada.

De momento, su competidor más claro se encuentra en otro remate de tijera. Concretamente, el ejecutado por Julio Baptista ante el Getafe. La 'Bestia' del Málaga hizo honor a su apodo y vistió su tanto de una potencia envidiable. En su caso, el remate se realizó a una mayor altura y tras un pase de cabeza que actuó a modo del toque de dedos en el voleibol. Un colchón que el brasileño destrozó con un disparo brutal.

La dificultad en el caso de Postiga es más técnica que física. No salta tan alto, pero lo hace desde más lejos. No tira a romper, sino que, en cierto modo, coloca el balón con un giro de tobillo. Dos formas diferentes de ejecutar una de las suertes más bellas que existen en el mundo del fútbol.

Claro, que no es la única faceta capaz de aportar espectacularidad. Habrá quién preferirá un potente disparo desde fuera del área. A ser posible en semi-volea, como la que realizó Pedro León, precisamente, en el encuentro que pasaría a la posteridad por el gol de Baptista. O, incluso, desde más lejos. El realista Iñigo Martínez lo logró desde su propio campo y en todo un derbi vasco. Curiosamente, estas acciones sucedieron en la misma jornada.

Estas solo son algunas elecciones. Una gran diana no tiene porqué ser sinónimo de acción individual. A buen seguro, los habrá que prefieran un tanto tras una larga jugada macerada, cuyo máximo exponente es el Barcelona de Guardiola, o un rápido y vertical contraataque como los que se destilan en el Santiago Bernabeu. Y es que para gustos, goles.

Etiquetas