Deportes
Suscríbete

Mateos estará fuera de juego al menos un mes

El defensa central sufre una rotura fibrilar de aductores. Otros cuatro tocados podrían jugar contra el Villarreal el día 1.

El capitán se acerca a Mateos cuando le sacan en camilla acompañado por el médico del club.
Mateos estará fuera de juego al menos un mes
JAVIER CEBOLLADA/EFE

De tres semanas a un mes, como mínimo. Ese es el tiempo que estará sin jugar el defensa central David Mateos, lesionado el domingo en el encuentro contra el Mallorca. El diagnóstico incial es rotura fibrilar de aductores del muslo izquierdo.

Tres semanas es lo mínimo que tarda en curarse este tipo de desgarros, aunque -dependiendo de su magnitud- puede durar hasta 16 semanas, sin contar posibles complicaciones. Para determinar la gravedad de la lesión y establecer el diagnóstico definitivo, David Mateos será sometido hoy a una resonancia magnética nuclear.

El mejor de los escenarios que baraja el Real Zaragoza sería intentar que pudiera jugar contra la Real Sociedad el domingo 16 de octubre en La Romareda. Pero se sabe que será difícil, ya que un mes suele ser el plazo lógico para regenerar el músculo y recuperar un desgarro de grado menor. Además, la rehabilitación es delicada, ya que la cicatriz no es elástica y puede predisponer a nuevas lesiones.

Basta ver el caso del centrocampista Edu Oriol, que sufrió una rotura de fibras en el músculo cuadrado femoral derecho durante un entrenamiento el pasado 7 de septiembre y sigue de baja, cuando entonces se calculó un mímimo de solo una semana. Según el parte médico de ayer, continúa su incorporación progresiva a los entrenamientos con el equipo.

A estas alturas, Oriol todavía es duda para el próximo partido a domicilio contra el Villarreal el próximo sábado, día 1 de octubre. Si llegara a jugar, lo más fácil sería que sólo estuviera parte del partido, pero no todo.

En cambio, se da por hecho que podrán ser alineados los otros tres jugadores que salieron tocados del encuentro contra el Málaga: Ponzio, Lafita y Paredes .

El esfuerzo de tres partidos de Liga en tan solo siete días y el pudonor demostrado contra unos rivales poderosos (Espanyol, Betis y Málaga) ha pasado factura.

Ponzio evolucionaba ayer favorablemente de su sobrecarga muscular en la pierna izquierda. Paredes realizó un entrenamiento individualizado en el gimnasio por molestias en su rodilla derecha. Y Lafita no entrenó debido a una artrititis postraumática en el tobillo derecho a causa de un golpe. Ayer habló un rato en la Ciudad Deportiva con Aguirre y se retiró cojeando levemente, para ponerse en manos del médico y el fisioterapeuta.

Etiquetas