Deportes
Suscríbete por 1€

DROGAS EN EL DEPORTE

Más allá de la raya

El tenista André Agassi, que reconoce en una biografía que tomó 'cristal', no es el único caso de deportistas implicados en cuestiones de drogas. Pantani falleció y Maradona tuvo muy graves problemas.

Marco Pantani
Más allá de la raya
AFP Photo

La confesión de André Agassi de haber consumido drogas durante su etapa de tenista profesional ha caído como una bomba en el entorno del tenis en particular y del deporte en general. El estadounidense revela en una autobiografía que consumió 'cristal' a lo largo de al menos un año. En 1997 dio positivo en una prueba de dopaje, pero argumentó ante la ATP que había tomado la droga sin querer y el positivo fue descartado. "Tenía mucho más que perder contando esta historia con total transparencia de lo que tenía que ganar", se apresuró a decir Agassi. Y así ha sido. Porque la tormenta no amaina en el mundo del deporte.

 

Pero el anuncio de André Agassi es uno más de una larga cadena de casos que han escandalizado -y aterrorizado- al mundo del deporte. Como el del belga Franck Vandenbroucke, hallado muerto el pasado mes de octubre en Senegal, fallecido de una embolia pulmonar -según dicen los papeles-, y abandonado al alcohol y a las drogas.

 

Vandenbroucke, el heredero belga de Eddy Merckx, ni más ni menos, dilapidó un proyecto ciclista maravilloso del que puso pinceladas en la Lieja-Bastogne-Lieja o en ese triunfo de etapa en las murallas de Ávila en la Vuelta a España de 1999. Sin embargo, el belga eligió el lado oscuro para escribir una historia muy similar a otro grande del ciclista mundial: Marco Pantani.

 

El 14 de febrero de 2004, el mundo se sobrecogía ante el anuncio del fallecimiento del 'Pirata' Marco Pantani, encontrado muerto en su habitación de un hotel de Rimini. Pantani, el más grande escalador, hallaba la muerte por "una intoxicación aguda de cocaína con la consecuencia de un edema pulmonar y cerebral". Detrás de aquella tragedia se encontraba, sin duda, otro de los grandes escándalos del ciclismo: el positivo de la 'maglia rossa' del Giro de Italia después de la etapa de Madonna de Campiglio, en la que Pantani superó la tasa de hematocrito (52%) después de una exhibición en la subida de la penúltima etapa de la ronda transalpina. Pantani nunca volvió a ser el de antes. La última vez que corrió en España fue en la Vuelta a Aragón. Apenas unas semanas después disputó el Giro de Italia, su última carrera.

 

También la Vuelta a Aragón ha sido testigo de las andanzas del 'Chava' Jiménez, otro excepcional ciclista, un escalador explosivo y carismático que encontró la muerte deprisa -"murió como vivió, al ataque y de repente", diría su madre- en una clínica psiquiátrica, en la que se reponía de sus depresiones. Y en una situación muy similar perdió la vida el jugador de waterpolo Jesús Rollán.

 

Aunque si un deportista se ha manejado como nadie en el filo de la navaja, ese ha sido Diego Armando Maradona. El astro argentino, el mejor jugador del mundo, ha envuelto su vida en polémicas, salpicadas casi siempre por la presencia de la cocaína. Dieron la vuelta al mundo aquellas imágenes de un Maradona fuera de sí tras marcar ante Grecia en el Mundial de Estados Unidos. Días después, tras jugar contra Nigeria, el capitán de la albiceleste daba positivo en un control antidopaje. Su periplo ha estado jalonado de incidentes con la droga y llegó a estar ingresado con gravísimos problemas de salud en un centro de desintoxicación.

 

Otro futbolista de talento, barcelonista e internacional, el lateral Julio Alberto narraba su vinculación con las drogas con una sinceridad desgarradora: Julio Alberto explicaba en su libro 'Mi verdad', editado en 1995, que el tiempo que permaneció enganchado dilapidó entre 12 y 13 millones de pesetas. Su patrimonio era mucho mayor: llegó a alcanzar los 600 millones de pesetas. "Pero se me fue a la 'mierda'. Se vino todo abajo. Cuando comencé a tener problemas, me di cuenta de que mi familia y mis amigos sólo me querían para conseguir dinero. Julio Alberto no importaba como persona". ¿Y qué pasó con esos 600 millones? "Fui dejándolo morir todo, sin preocuparme de él. Multas de Hacienda, despreocupación... Todo se fue perdiendo".

 

Otros deportistas de primera línea, como el joven tenista Richard Gasquet, o el ciclista Tom Boonen, con una trayectoria de notables claroscuros, han coqueteado en diversos momentos con el mundo de las drogas. La cocaína ha sido compañera también de figuras como el saltador Javier Sotomayor, el futbolista rumano Adrian Mutu o los tenistas Novacek, Wilander o Martina Hingis. Deportistas que han vivido más allá de la raya.

Etiquetas