Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Marcelino es el elegido

El técnico asturiano será el entrenador del Real Zaragoza después de aceptar una suculenta oferta de Agapito Iglesias. Este jueves, se despedirá del Racing.

Marcelino García Toral será el encargado de intentar devolver al Zaragoza a la Primera División. El técnico asturiano, uno de los nuevos prestigiosos de las pizarras españolas, ocupará el banquillo del equipo aragonés después de aceptar una descomunal propuesta económica de Agapito Iglesias de 2,4 millones de euros (400 millones de pesetas) por su primera temporada y de 3 millones por la segunda si se sube. En total, dos campañas de contrato.

Aunque durante la semana pasada el técnico asturiano descartó un ofrecimiento del club aragonés para entrenar en Segunda, la insistencia de Agapito Iglesias y su caudalosa oferta han forzado a Marcelino a recapacitar su rechazo original.

La operación ha sido fraguada personalmente por Agapito Iglesias. Según fuentes próximas al técnico asturiano, el pasado lunes, dirigente y entrenador se reunieron en el máximo de los secretos. Agapito, seducido por los logros de Marcelino, se sentó ante su pretendido y sacó su arma de convicción: un cheque bancario en blanco. Marcelino no dudó. Puso la cifra y aceptó el reto. Incluso el círculo íntimo del asturiano reconocía ayer la estupefacción de Marcelino ante lo inusual y desorbitado de la proposición.

Además de la poderosa oferta económica, Marcelino cuenta con una interesante propuesta deportiva, pese a pasar a trabajar en Segunda. Al asturiano, siempre le ha cautivado participar activamente en el diseño de las plantillas. Conceder bajas y resolver fichajes, supervisar los mecanismos de captación de futbolistas… Y esa será su función en Zaragoza. Como entrenador -figura ahora reforzada-, contará con amplios poderes en las decisiones del primer equipo. De esta manera, por encima de Marcelino en el organigrama técnico se elevará un responsable deportivo -aún por conocer- que se encargará del resto de áreas técnicas del club.

El nombre de Marcelino siempre figuró en un lugar predominante entre los informes de los responsables directivos del Real Zaragoza. De hecho, de no haberse consumado el descenso, el técnico asturiano podría llevar una semana oficializado como preparador zaragocista. Sin embargo, el resbalón a Segunda erosionó el atractivo del banquillo de La Romareda y obligó a los dirigentes a adecuar al nuevo estatus deportivo el perfil de los aspirantes a entrenador. Así, además de entablar conversaciones con Víctor Muñoz, el Real Zaragoza comenzó a orbitar en torno a otros técnicos como Manolo Preciado (Sporting de Gijón) y Fernando Vázquez (ex del Celta). Todos ellos han sido contactados y con todo ellos ha habido aproximaciones, aunque siempre manteniendo latente la opción de Marcelino, reactivada esta semana por Agapito.

El técnico asturiano había hecho público su adiós del Racing de Santander al concluir la temporada, aunque su salida de club resultaba inevitable y prevista después de clasificar a los cántabros para la UEFA (el mayor logro de su historia). Los planes del técnico asturiano se encaminaban hacia alguno de los "grandes" del fútbol español. De esta manera, su nombre se vinculó al Sevilla y al Valencia. Sin embargo, el afán de instalarse en estos banquillos se difuminó cuando el Sevilla confirmó la continuidad de Jiménez y el Valencia, con quien rozó el acuerdo, desaceleró, rompió negociaciones, y se abalanzó sobre Emery.

Al ver estas puertas cerradas y el Zaragoza sumergido en Segunda, Marcelino pasó a pensarse la posibilidad de tomarse un año sabático. Mientras, durante los últimos días, han continuado lloviéndole ofertas, y descartó a Getafe y Espanyol. Pero la razón de fondo a estas negativas no era alejarse del fútbol durante una temporada, sino la copiosa oferta de Agapito Iglesias.

Está previsto que Marcelino dirija hoy el último entrenamiento en Santander. Sus obligaciones profesionales recomendaban no anticipar el pacto. Una vez liberado, el camino se ha despejado.

Etiquetas