Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

Manolo Villanova: "Sigo confiando ciegamente en el equipo"

"El equipo, este año, no le ha dado absolutamente nada. Al principio, se habló incluso de Champions. Ahora, vernos en esta situación, es normal que haya dejado a todos muertos, fríos".

Las últimas dos jornadas, con el pinchazo ante el Almería y la derrota en Valladolid, han rebajado mucho el nivel de ilusión que generó su llegada.

Es una situación complicada, como ya lo era cuando yo llegué hace veinte días. El partido de Valladolid ha enfriado bastante todo lo que habíamos ganado ante el Atlético y el Villarreal. Estoy totalmente de acuerdo en ese parecer. Ha sido una sorpresa para mí tan bajo rendimiento.

No se lo esperaba, claro.

No. De repente, el domingo aparecieron una serie de defectos heredados que, espero, hayan sido un accidente puntual y que, a partir de ahora, volvamos a ser un equipo ilusionante. Como fuimos en mis dos primeros partidos ante Atlético y Villarreal.

Estamos ante las últimas 8 jornadas con la misma puntuación que el año del descenso. Todo el mundo está muy asustado. En muy pocos días la situación del equipo ha vuelto a empeorar un poquito más.

No cabe duda que siempre se tiende a comparar, aunque las comparaciones siempre resulten odiosas. Es lógico que se mire lo que ocurrió hace seis años para buscar similitudes. Pero yo creo que, ahora mismo, no sirve de nada. Entonces se bajó, pero eso no quiere decir que, simplemente porque las circunstancias se parecen, ahora vuelva a repetirse. Lo de ahora es otra historia distinta, que vamos a afrontar gente distinta a la de entonces y con otros condicionantes.

¿Sigue pensando que el equipo se salvará sin problemas?

Sufriremos, está claro. Pero yo ahora quiero transmitir a mis jugadores serenidad, apoyo y calma, porque es lo que necesitamos. De verdad, yo sigo confiando ciegamente en el equipo y estoy segurísimo de que nos vamos a salvar.

El lunes hablaron dos pesos pesados, Ayala y Zapater. La sensación que emiten es que la plantilla tiene asumido el riesgo real del descenso. ¿Eso es bueno o es malo?

Yo creo que es bueno. Todos asumen ahora el momento en el que estamos y todos tienen claro que hay que sacar esto adelante como sea. Personalmente, estoy optimista porque veo la implicación de todos los jugadores en la difícil situación que atravesamos. Solo con el esfuerzo de todos lograremos salir adelante. Insisto en que me parece fantástico que ellos reconozcan la complicadísima posición en la que nos encontramos. Salir de ahí requiere el máximo esfuerzo de todos ellos.

De los 8 partidos que restan, hay que sacar una serie de puntos para lograr la salvación. Pero está claro que, si se logran ante los rivales directos como Betis, Recreativo o Deportivo, los tres en La Romareda, el camino será más corto, directo y sencillo.

Está claro que ganar estos tres partidos sería lo ideal. Posiblemente, si lo lográsemos, harían falta muy pocos puntos más para firmar la salvación. Pero ahora mismo no podemos pensar así y debemos centrarnos únicamente en el próximo compromiso ante el Betis, el domingo en La Romareda. Pero es verdad que estos tres duelos en nuestra casa pueden ser definitivos si los sacamos adelante.

El partido del Recreativo, dentro de veinte días, tiene pinta de ser la auténtica final de la temporada. A vida o muerte.

Está claro que nos vamos a enfrentar ese día los dos equipos que, a falta de ver lo que ocurre en los próximos partidos, ese día no estemos demasiado separados y muy cerca del descenso. Habrá que ganar ese duelo como sea y, si lo logramos, tendremos muchísimas posibilidades de salir adelante. Pero ahora mismo solo pienso en el Betis. Lo demás no importa.

¿Qué ha cambiado desde su llegada ante el Atlético, que tanto estímuló y tan buena reacción en el equipo causó, y los últimos dos choque ante Almería y Valladolid, donde la calidad y la solvencia del Zaragoza ha bajado estrepitosamente?

Es difícil de decir. Hay que analizarlo exhaustivamente y, tras hacerlo, veremos con qué detalles nos quedamos. En Villarreal, no sumamos jugando muy bien. Luego, ante el Almería, nos voló la victoria en el último minuto y eso, es evidente, ha dejado un poso de duda en el equipo. Pero yo los veo trabajar bien y no quiero ser catastrofista. Los árbitros, es verdad, tampoco nos han ayudado.

Pero esa excusa arbitral, en estos momentos, suena a accesoria. Los problemas determinantes están dentro del equipo, no en los jueces, nunca fuera del vestuario.

Los árbitros, como humanos que son, se equivocan. Nosotros, por encima de ellos, tenemos muy claro que hemos de centrarnos en mejorar nuestro juego porque, el que hicimos en Zorrilla, a mí particularmente, no me gustó nada de nada. Hicimos cosas que, hasta ahora hacíamos bien, y el domingo pasado las hicimos muy mal. Por ejemplo, defender demasiado cerca de nuestra portería, no presionar en la salida desde atrás del rival o perder infinidad de balones en medio campo.

Usted lo tiene claro, pues.

Claro que sí. Y ya lo he comentado con los jugadores. Hacemos muchas cosas deficientemente. Lo analizamos detenidamente el lunes y estoy convencido de que no se volverán a repetir ante el Betis.

¿Matuzalem y Aimar pueden ser dos piezas clave de cara a estas jornadas del final del campeonato?

Me está dando miedo que se esté hablando tanto de Matuzalem. Es un jugador importante, porque tiene mucha calidad y nos da mucha posesión de balón, pero, de donde estamos, nos tiene que sacar todo el equipo, no solo un hombre. No podemos cargar tanta presión y responsabilidad sobre un solo jugador. Esto es cosa de todos. Ahora bien, está claro que, cuanto más jugadores tengamos útiles para hacer la alineación, mejor equilibrio y solvencia podremos tener para ganar al Betis y el resto de rivales. Además, también es interesante que el banquillo tenga opciones de peso para poder utilizarlas a lo largo de un partido.

Sin Juanfran, parece que lo normal es que Paredes regrese al lateral y, como central, vuelva Pavón. El central ex madridista está señalado por sus errores ante Sevilla y Levante. ¿Le preocupa?

Pavón es un jugador que ha jugado cientos de partidos con el Real Madrid. Tiene un currículum cualificado, tanto en Liga como en Champions. El domingo, está claro que es una opción, como lo es Chus Herrero, o lo sería que Zapater entrase como lateral zurdo. A mí me gusta trabajar todo esto en los entrenamientos de la semana y luego decidir según vea el rendimiento de cada uno.

Pero no me negará que Pavón parece como si estuviera muerto para casi todo el mundo.

Para mí no lo está. Pavón es un jugador con el que yo cuento al cien por cien. Está trabajando muy bien después de su lesión y confío plenamente en él.

¿Aimar llegará a tiempo de ir convocado el sábado?

Creo que sí, que al menos podrá estar en el banquillo. Y si lo necesitamos 15 o 20 minutos, podremos contar con él sin problemas. La ilusión que tiene por estar con el equipo en estos partidos que restan va a resultar decisiva para que se reintegre de nuevo a la convocatoria.

Tras escuchar anteayer a Ayala y Zapater, uno cree que quizá el trabajo de Villanova, a partir de hoy, sea más psicológico que deportivo. Me temo que va a tener que convencer al grupo de que la salvación es posible. Están un poco acongojados.

Sin duda. Los dos últimos partidos han hecho mucho daño y los jugadores están bastante tocados anímicamente. Pero hay que venirse arriba. Desde ya mismo hay que poner punto final a lo anterior y pensar solo en el futuro. Ante el Betis hay que estar en perfectas condiciones físicas y mentales para poder ganarlo.

El Betis se ha escapado en los últimos dos partidos sumando los 6 puntos. Solo se le vuelve a meter en la pelea por la salvación si se le gana en La Romareda.

Si los hubiéramos cogido hace dos semanas, hubiese estado por debajo de nosotros y lo habríamos visto como un rival casi desahuciado. Sin embargo, hoy es un equipo vivo y en alza porque ha ganado nada menos que en Pamplona y, el sábado pasado, al Barcelona. Nos tiene que servir como ejemplo a seguir: si somos capaces de ganar dos partidos seguidos en siete días como han hecho ellos, cogeremos la moral que necesitamos para salir del pozo.

Ahora el Betis parece un adversario dificilísimo. Entre lo mal que está el Zaragoza y lo crecidos que llegan ellos…

Va a ser complicado, muy difícil. Pero tenemos que mentalizarnos para ganar como sea. Hay que pensar que, si no ganamos al Betis, es posible que no merezcamos seguir en Primera. Son tres puntos vitales, sobre todo anímicamente de cara al futuro.

Y, por último, la afición. Está muy cansada. Desorientada como nunca. Pero su concurso, como siempre que las cosas van mal y están al límite del fracaso, será crucial el domingo.

A los aficionados, este año, el equipo no les ha dado absolutamente nada. Al inicio de temporada, las aspiraciones que se les plantearon eran las de estar muy arriba. Se habló incluso de Champions League, recuerdo perfectamente. Así que ahora, vernos en esta situación, es normal que haya dejado a todos muertos, fríos, extremadamente tocados moralmente. Pero, ahora más que nunca, el equipo va a necesitar de la complicidad de la grada. Y estoy seguro que la afición va a ser nuestro jugador número 12, decisiva cada domingo para lograr los puntos que necesitamos para salir de este callejón en el que nos hallamos metidos hace mucho tiempo. Nuestro lema es, en estos momentos, que dependemos de nosotros mismos. Nos salvaremos si hacemos las cosas mínimamente bien, con sentido común, sin nervios ni desesperación.

Etiquetas