Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CELEBRACIÓN

Madrid se hace rojiblanca

Miles de aficionados del Atlético de Madrid celebraron ayer el histórico título europeo de su equipo. Forlán y Quique fueron los más aclamados.

Madrid se hace rojiblanca
Madrid se hace rojiblanca
EFE

Neptuno se fue de juerga 14 años después. Miles y miles de aficionados rojiblancos se congregaron ayer en la céntrica plaza madrileña para festejar la victoria del Atlético en la Liga Europa. El capitán Antonio López culminó una jornada de completa felicidad para los 'colchoneros' al colgar una bufanda al cuello del Dios de los mares. "Por esto soy del Atleti", se leía en la camiseta de los futbolistas, que inmortalizaron con sus cámaras el momento de máximo apogeo. El éxtasis. La fusión entre la plantilla y sus incondicionales, que por segundo día consecutivo festejaron un título europeo 48 años después.

La afición del Atlético se echó a las calles de la capital para celebrar con sus jugadores un éxito ansiado y difícil de imaginar tras el mal inicio de temporada. Tantos años de sufrimiento, de decepciones y frustraciones quedaron atrás en una jornada memorable y apoteósica para todos los 'colchoneros'. Un autobús rojo descapotable transportó a los futbolistas bajo el lema de "Campeones, el sueño continúa", en clara referencia a la final de la Copa del Rey ante el Sevilla del próximo miércoles y que puede volver a desatar la locura en la ribera del Manzanares. "¡Te quiero Atleti!", "¡Quien no bote madridista es!", o "¡Campeones, campeones, oé, oé, oé!" fueron algunos de los cánticos más repetidos por la parroquia rojiblanca. Sin olvidar el ya mítico "¡U-ru-gua-yo!", en honor a Diego Forlán, autor de los dos goles frente al Fulham.

El recorrido comenzó en el Vicente Calderón a primera hora de la tarde. La comitiva atravesó las principales arterias de la capital escoltada por la policía y por cientos de seguidores, en su mayoría chavales, que acompañaron a sus estrellas por la Gran Vía o el Paseo del Prado. La primera parada fue la Catedral de la Almudena, donde le ofrecieron el título a la Virgen. Forlán, el héroe de Hamburgo, fue el encargado de realizar la ofrenda floral a la patrona de la ciudad.

Los futbolistas disfrutaron tanto como los aficionados. No paraban de reír y bromear. Teléfono móvil y cámara en mano competían con los seguidores en sacar fotos y grabar un momento histórico, que guardarán siempre en su retina. Pero entre tanta algarabía De Gea mantenía la misma calma y templanza que acostumbra. Al joven guardameta le da igual disputar una final europea, un partido de Liga o celebrar un título. Siempre mantiene la serenidad.

Hasta en estos momentos se vislumbra el carácter de cada jugador. "Lo que siempre soñé de niño", aseguró Forlán. "No hemos podido dormir", reconocía Jurado. "El día más feliz de mi vida", confesó Antonio López. El capitán rojiblanco fue uno de los más animados. No dudó en agarrar el micrófono y entonar el ya mítico "Camarero" que popularizó Reina tras la conquista de la Eurocopa.

Los futbolistas, con traje impoluto, pero ataviados con bufandas y banderas rojiblancas, no paraban de cantar en el autobús. Sólo Ujfalusi rompía la homogeneidad con una gorra de la que no se desprendió en ningún momento y que le daba una presencia de guitarrista de un grupo de heavy metal.

La siguiente estación fue el Ayuntamiento, donde el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, les recibió. Tras el protocolario intercambio de placas conmemorativas, los campeones de Hamburgo se dirigieron a la Puerta del Sol, sede de la presidencia de la Comunidad de Madrid. El kilómetro cero estaba tomado por miles de aficionados que no paraban de corear a sus ídolos. También a Quique. "Me dais las gracias y no sé por qué", aseguró el técnico, emocionado, desde el balcón de la sede de la Comunidad. El entrenador rojiblanco se mantuvo en un discreto segundo plano. Cedió todo el protagonismo a sus pupilos, que se lo pasaron en grande. Tanto o más que la afición. Y que Neptuno. Tocará resaca.

Visita a La Almudena. Los jugadores del Atlético, subidos a un autobús descubierto, recorrieron las calles de Madrid para celebrar la conquista de la Liga Europa. En su trayecto, el conjunto madrileño estuvo acompañado por miles de aficionados.

Recepciones. La plantilla rojiblanca fue recibida por el alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, y posteriormente por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. La plaza de Neptuno se vistió de rojiblanco durante varias horas

Etiquetas