Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

AFICIONADOS HOLANDESES

Los 'tulipanes' maños, a la tercera

Los holandeses que residen en Zaragoza confían en ganar a España en su tercera final del Mundial de Fútbol, después de haber perdido las dos primeras con Alemania (1974) y Argentina (1978). ¿Nos toca¿, dicen, aunque reconocen que la Roja es muy dura y pueden caer

Menno Overvelde con su paisano, Wesley Sneijder, en Zaragoza.
Los 'tulipanes' maños, a la tercera

Llama por teléfono un amigo desde un pequeño pueblo del País Vasco para que le busque tres habitaciones en Zaragoza el domingo para celebrar juntos la final del Mundial. “No te preocupes, aquí las tienes reservadas en el hotel Goya”, contesta Menno Overvelde, el holandés director comercial de Palafox Hoteles, casado con una zaragozana y padre de dos niñas. Es un ‘tulipan’ maño hace una década y fiel a la leyenda de los holandeses errantes. Tienen tanto de ser aventureros como un grupo compacto, que superan juntos hasta sus traumas, como las derrotas en el campo y en la II Guerra Mundial con su vecinos alemanes.

El fútbol es un motivo como pocos para reunirse los holandeses porque confían al fin en ganar su tercera final (después de perder con Alemania, en 1974, y con Argentina, en 1978), aunque los Países Bajos viven una fiesta continua cada partido como nunca y algunos dejarán el Ebro para recordar qué hicieron ese domingo 11 de junio histórico. “Me acuerdo cuando perdimos las finales contra Alemania y Argentina, aunque tenía 9 y 13 años. Esto es como el lugar dónde te cogió el 11-M”, defiende Menno Overvelde. “No podemos perder porque es la tercera final y nadie nos daba como favoritos. Y a España... ya le llegará otra ocasión. Tenemos nuestro trauma con Alemania que todavía no hemos superado, aunque les vencimos en su país en la Eurocopa de 1988 y luego la ganamos a Rusia (2-0)”, recuerda.

Desde el despacho del fisoterapeuta Paul Knapp, que lleva dos décadas en la capital aragonesa y trabajó hasta 2004 en el Real Zaragoza, apenas se ven señales de que España jugará la final. “En Holanda es muy visible porque se ha convertido en una locura con los coches pintados de naranja y todos los accesorios se han agotado”, explica Knapp, ante su ordenador del que cuelga un pulpo Paul (el oráculo en Alemania los resultados de los partidos) con las banderas holandesa y española.

Más equipo, menos calidad

El conocido fisoterapeuta es más frío en su pronóstico que Menno porque reconoce que “España ganará”, aunque “la derrota será menos dura de asumir”, al compararla con la deseada final contra Alemania por su “pique histórico”. “Somos un grupo más equipo, pero nada que ver con la calidad del que llegó a las finales del 74 y 78 (Johan Cruyff capitaneó el primero). Pero España también son un grupo de amigos, con mucha calidad”, compara Knapp, quien añora que el entrenador no se haya llevado al mundial de delantero a Van Nistelrooy, otro ex del Real Madrid (2006-2010).

Si algo tienen claro los holandeses residentes en Zaragoza es que si un equipo ha perdido este mundial es el Real Madrid porque sus dos estrellas, Wesley Sneijder y Arjen Robben, salieron por la puerta trasera y tienen la espina clavada. Menno Overvelde conoció en Zaragoza a Sneidjer en su última visita con el equipo madridista y le regaló un Fluvy para su hijo. “Es muy amable, aunque a veces tienen la formación de ignorar a la afición. Toma el partido de la final como una revancha con su salida de España y eso que ha ganado la Champions con el Inter. Robben no vino aquí porque estuvo siempre lesionado y es muy frágil, aunque en esta temporada en el Bayer München ”, señala.

La presencia de la mitad de la selección holandesa y parte del cuadro técnico en ligas europeas, entre otras de España, es valorado por sus paisanos como un mérito para afrontar la final con más información. “Holanda es una mezcla complementaria de jugadores y pueden atacar a otros equipos, no como Inglaterra, que tienen muchos extranjeros en su liga y no progresan”, sostiene Menno Overvelde.

Su amigo Paul Knapp, que conoce bien a Van Bronckhost (un ex Barcelona) de un viaje a un torneo en Kazajistan, aporta que la defensa a las estrellas españolas como Iniesta y Xavi puede servirse de su relación con el técnico Philip Cocu (también ex del Barcelona) para frenarlos en sus salidas. “A Holanda no le faltará coraje para frenar a la Roja, pero tienen mejor juego. Una final depende de muchos factores como el arbitraje permisivo, como hubo en las semifinales, de un error o que Van Persie (delantero del Arsenal) se entone porque está recién salido de una lesión, como Torres”, señala el antiguo miembro del cuadro médico del Zaragoza.

La batalla de la final también estará en el palco por la presencia de los príncipes holandeses, Guilermo y Máxima, junto a la reina Sofía y los príncipes de Asturias. “Guillermo es muy seguidor de los deportes y se salta todos los protocolos, como aquí en la Expo, porque son abiertos y no esconden sus sensaciones”, apunta Menno. La Reina ha sostenido a la Roja con su presencia en Sudáfrica después de que los Príncipes acudieran al partido inicial, donde España cayó con Suiza. Pero si con Alemania aún pesa la Segunda Guerra Mundial, los tercios de Flandes y la independencia holandesa del rey Felipe II es el motivo del himno de Países Bajos al príncipe Guillermo de Oranje, en 1569.

Etiquetas