Despliega el menú
Deportes

DAKAR 2010

Locura de hermanos

Javier y Miguel Grasa cumplirán el próximo año un sueño de todo piloto: participar en el Rally Dakar que se celebra por segunda vez en Sudamérica. El equipo Coviar Raid Sport será la primera escudería aragonesa de coches presente en la prueba de raids, y sigue el camino abierto por el caspolino Víctor Rivera en motos

Miguel Grasa, copiloto (izquierda) y Javier Grasa, piloto. Los primeros dakarianos aragoneses en coches
Locura de hermanos
HD

A Javier y a Miguel Grasa les une un vínculo fraternal. Son hermanos. Una unión que se amplía en el plano deportivo al mantener viva una afición que les permite estrechar aún más su camaradería: la competición de raids. Javier y Miguel siempre han sentido como propio "ese espíritu que lleva a los pilotos a encerrarse en un coche y abordar kilómetros y kilómetros, sorteando cualquier inclemencia y peligro, por el puro placer de conducir, de disfrutar de esas carreras infinitas...". En 1997, Javier se puso al frente de un Nissan de color naranja y disputó su primera Baja España-Aragón. En su reto arrastró al asiento de copiloto a Miguel. Ahí empezaron un idilio con el polvo, las piedras, el barro, la arena... Una relación que sigue muy fresca y que ha animado al mayor, Javier, a dar un paso más en su "entusiasta locura" por este deporte: el Dakar. "Puede sonar a tópico, pero correr un Dakar es el sueño de muchos pilotos, mi sueño que quería hacer cumplir", afirma, con emoción, Javier Grasa.

El segundo gran desafío en los territorios de Argentina y Chile comenzará oficialmente el 2 de enero de 2010 en Buenos Aires. La cita con el raid que alimentó su leyenda en África y que dio el salto el año pasado a Sudamérica durará 16 días, y recorrerá 8.600 kilómetros, entre los cuales estará comprendido el desierto de Atacama en Chile. La capital argentina espera al equipo Coviar Raid Sport, la primera escudería aragonesa de coches que da el salto a esta gran prueba internacional. En los años 80, los aragoneses Mariano Lacasa y Jaime Balañá disputaron el Mundial de Raids (Rally de Túnez, Faraones y Atlas) como pilotos oficiales de Nissan. Pero no llegaron a dar el salto al Dakar. La representación autonómica en el Lago Rosa llegó en las dos ruedas, enmarcada en la figura del caspolino Víctor Rivera, actual campeón del mundo de Rally TT 450, con cuatro participaciones. "Para nosotros es un orgullo llevar el nombre de Aragón al Dakar, hacer partícipe a todo el mundo de esta experiencia única", resalta Javier Grasa, referencia en el mundo de los raids en España, que dirigirá un Mitsubishi Montero DI-D.

El proyecto que ha viajado en la mente del piloto durante muchos años tomó forma el pasado verano. "Nos pusimos en contacto con Ariel Jatón, un preparador de vehículos de raids. Acudimos con su asistencia, Jatón Competición, a la que se une el equipo de la Guardia Civil y Xavi Font, piloto oficial de Toyota, que va por su veintiún Dakar. Él es el que nos ha informado cómo es la carrera por Argentina y Chile, la exigencia de la prueba en su nuevo escenario, las diferencias con África, las etapas de altitud...". Una dureza que no ha llevado a dar marcha atrás a los intrépidos hermanos Grasa. "Estamos atrapados. Sabemos que es un sacrificio impresionante, no solo personal, sino también económico y logístico", reconoce.

El sí de las respectivas familias estaba asegurado. Lo que tocaba cuadrar eran los números de un presupuesto, "de mínimos", que se acerca a los 130.000 euros. "Nos hemos puesto la mochila: lo que podemos recibir es bien venido, y si no lo ponemos nosotros", asume Javier Grasa, que cuenta con el respaldo de Mitsubishi Motors-Automóviles Nicolás, Rótulos Peinado Hermanos, Talleres Sánchez, Coviar Seguros, TDF, EIMER, Euroibérica, RalliArt, además de la colaboración de la Federación Aragonesa de Automovilismo. La preinscripción ya ha ascendido a 24.000 euros. Una cifra que se elevará hasta los 70.000 con la contratación del equipo de asistencia y la formalización de los papeles del piloto y copito, y que subirá aún más para cuidar a la máquina, un Mitsubishi Montero que se teñirá de blanco para la ocasión.

Alfonso García, compañero de Javier Grasa durante muchos años antes de que Miguel ocupara el asiento derecho, ha sido el encargado de programar a los Grasa una preparación exclusiva enfocada a la cita. Las dunas de Merzouga, en el Sahara marroquí, han sido el banco de pruebas durante el invierno y la primavera de la pareja de deportistas. "Estamos mentalizados para terminar. Mi ilusión es que la gente que nos apoye viva la prueba con la misma pasión que nosotros", afirma Javier Grasa, que abandona estos días su sueño dakariano para centrarse en otra cita que no falta en su calendario desde hace 13 años, la Baja España-Aragón.

Etiquetas