Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

JOSÉ AURELIO GAY

"Llevábamos muchas semanas buscando algo así"

El entrenador del conjunto aragonés considera que el triunfo logrado el pasado miércoles en la Copa, frente al Betis, puede cambiar el estado de ánimo del equipo y abrir una vía hacia la victoria en la Liga.

Gay da órdenes durante un entrenamiento.
"Llevábamos muchas semanas buscando algo así"
TONI GALáN / APHOTO AGENCY

Hacía mucha falta esta victoria en medio de tanta penuria.

Ya lo creo. Llevábamos muchas semanas buscando algo así. Este triunfo de Sevilla nos va a reforzar moralmente de ahora en adelante. Estoy convencido.

No se jugó bien, pero se logró el objetivo principal. Las formas importan menos que la solvencia final cuando uno está tan apurado.

La primera victoria no podía ser de otra manera tal y como estamos. Muy sufrida. Muy trabajada. Con mucho esfuerzo por parte de todos. Lo importante ahora es saber convertirla en el punto de partida de algo diferente a lo que nos ha venido ocurriendo desde el inicio de la temporada en agosto. La Copa siempre es diferente al campeonato de Liga. Este triunfo ante el Betis va a ser muy importante anímicamente para preparar el partido de este sábado en Valencia. Vuelvo a remarcar lo que dije la semana pasada: poco a poco vamos a más. Lo que pasa es que, con buenos resultados, todo es más sencillo de explicar. Por eso confío en que, de ahora en adelante, el equipo se convenza de su mejoría.

La primera parte fue muy floja en ritmo y calidad de juego. Sin embargo, tras el descanso, se apreció un sensible cambio a mejor. ¿Qué les dijo en el intermedio a los jugadores?

Hablamos de varias cosas. Les dije a los laterales que avanzaran más, que adelantasen su posición para dar más sensación ofensiva, para ocupar más las zonas del centro del campo. También invité a adelantar unos metros la posición de partida de los dos jugadores de punta (Lafita y Braulio). Dimos todos un paso adelante y creo que entendieron perfectamente lo que se les pide en este nuevo sistema.

Y, por fin, el equipo supo lo que es ir en ventaja en el marcador.

Es la primera vez en lo que va de temporada oficial. Y ocurrió lo que preveía. Apareció poco a poco el miedo a perder esa ventaja y, sin darnos cuenta, nos fuimos echando paso a paso hacia atrás, sobre todo la línea defensiva. Al final del partido, llegamos a pasarlo incluso mal, más de lo debido en algunos momentos puntuales. Pero, en definitiva, conseguimos lo principal en estas circunstancias: ganar de una vez un partido. Eso es lo más importante, al margen de la propia eliminatoria de Copa, a la que todavía le resta el choque de vuelta en La Romareda. En ese sentido, no nos debemos de confiar. Hay que pensar que esto aún está al 50 por ciento.

Con el 5-3-2, ¿ha encontrado usted la piedra filosofal que andaba buscando desde hace varias semanas?

No, no. A mí me parece que todavía nos faltan muchas cosas para hacer bien el 5-3-2 que hemos utilizado en los dos últimos partidos ante el Barça y el Betis. De verdad, hay muchas cosas que trabajar todavía al respecto. Sí que es verdad que varios jugadores se encuentran muy a gusto con esta disposición táctica. Especialmente en la línea de atrás. Pero, en general, nos falta mucho por pulir y mucho trabajo por delante.

¿Qué es lo que más urge mejorar para que este diseño en la pizarra pueda llegar a cuajar con buena nota?

Sobre todo, debemos de ser capaces de conservar mucho más tiempo el balón. Puede y debe hacerlo. Tenemos que jugar de una forma tal que, durante diversas fases del partido, se vea que somos los dominadores de la pelota. Eso sigue sin suceder.

Llamó la atención la actuación de Edmilson como tercer central, como los viejos líberos. Quizá haya podido descubrir una posición en la que exprimir las virtudes de aquel gran jugador que fue campeón del Mundo hace casi una década.

No cabe duda de que Edmilson, con este sistema de cinco defensas y tres centrales, es uno de los que más cómodo se halla en el campo. Ahí atrás, a diferencia de cuando juega a campo abierto en medio campo con el 4-2-3-1, él se siente mucho más arropado. Es un hombre que tiene 34 años y no dispone ya de demasiada velocidad. Es una buena opción para nosotros que Edmilson se sienta bien jugando en el eje de la defensa porque nos da muy buena salida en largo a través de su toque de balón y su sentido en el pase. Sin duda.

Y ahora Valencia. La Liga. Palabras mayores. Habrá que refrendar lo hecho en Sevilla en la Copa con un nuevo escalón en la progresión del equipo.

Ojalá podamos hacer un buen partido y, sobre todo, obtener un buen resultado. Lo ideal, después de lo hecho en el Villamarín, sería volver a adelantarnos en el marcador en Mestalla. Volver a sentir esa sensación para que los jugadores se vayan acostumbrando a esa vivencia que nos resulta tan nueva. Si lo logramos, estaremos más cerca de ganar el primer partido de Liga, estoy seguro. Lo necesitamos muchísimo y nos vendría fenomenal lograrlo en estos precisos momentos.

Seguro que las vivencias del vestuario fueron bien diferentes tras este triunfo en Sevilla. Nada que ver con los funerales de los dos meses previos.

Los jugadores sabían que habían roto una mala racha. Todo el mundo estaba muy satisfecho de lo logrado, aun sabiendo que queda mucho por mejorar. Pero, claro, era el primer partido que ganábamos en toda la temporada y eso debía dejarse notar de alguna manera. Vi otro ambiente. Sin echar las campanas al vuelo nadie, pero otro ambiente, como es normal.

Usted, ¿con qué sentimiento se queda tras este primer triunfo del curso?

Con que nos hemos quitado un peso de encima. Vengo diciendo hace días que necesitábamos un triunfo para convencernos todos de que no somos tan mal equipo. Y ya ha llegado.

Etiquetas