Despliega el menú
Deportes

CAI ZARAGOZA

Lescano medita su marcha

El gran capitán del CAI Zaragoza ha recibido una buena oferta del Atenas de Córdoba y casi seguro que regresará a su Argentina natal en breve ante la pasividad del club rojillo.

Matías Lescano saluda a la grada el día del ascenso a la ACB, en el que puede ser su último partido en el Príncipe Felipe.
Lescano medita su marcha
A PHOTO AGENCY

Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Tanto 'jugar' con el emblema del CAI Zaragoza, con su capitán Matías Lescano, que al final el argentino está a punto de abandonar el club al que ha defendido durante las últimas siete temporadas. Y es que con todo lo que el Bicho le ha dado a Zaragoza y a la afición rojilla el trato recibido en los últimos tiempos ha podido más que su amor por el equipo aragonés. Por eso se ha buscado una salida y una jugosa oferta de su otro club de toda la vida, el Atenas de Córdoba, hace que Lescano esté a punto de regresar a su país de origen. Lo está meditando y lo tiene casi decidido. Así, se va el gran capitán y no parece haber nadie que lo remedie. La pasividad caracteriza al club. Pues ese hueco, no solo como jugador, sino como alma mater del grupo, será muy difícil de cubrir.

Se acerca el momento que miles de aficionados del CAI no querían creer, el día en que se queden huérfanos de capitán. Matías Lescano tiene que seguir su vida deportiva y dado que en 'su' club no parecen reconocer todo lo que ha hecho a lo largo de los años buscará mejor suerte en su Córdoba natal. Porque si la campaña pasada se supeditó su entrada en el equipo a obtener los papeles de seleccionable y se le 'ninguneó' su enorme labor como jugador rojillo, este verano tanto el director deportivo como el entrenador han dejado claro que no cuentan con él, ya que en ningún momento se han puesto en contacto con el Bicho ni le han realizado una oferta para que continúe en Zaragoza. Un gesto muy poco señorial hacia todo un símbolo de la entidad.

Pronto han caído en el olvido de algunos las siete campañas vividas en el Príncipe Felipe, su continuo esfuerzo para poner al CAI donde se merecía, su carácter e intensidad dentro de la cancha, su liderazgo en el vestuario, su profesionalidad a la hora de dar la cara en los buenos y, especialmente, en los malos momentos? Todo eso suena a pasado. Pero no hay que irse tan lejos para demostrar su valía como jugador. De hecho la campaña pasada tuvo que volver él al equipo para que el CAI ya no perdiera hasta que logró el ansiado ascenso.

El tema de sus papeles no debería ser un problema, igual que no lo fue hace dos años, si se acierta con los nacionales que se fichen. Pero eso no entra en los planes de los dirigentes. Quizá sí en los de miles de aficionados que unánimemente corearon el "Bicho, Bicho" en reconocimiento a su capitán una vez logrado el regreso a la ACB.

Lescano no lo ha pasado bien en estos últimos meses, pero tampoco criticó abiertamente su situación porque podía ir en contra de los intereses del CAI. Ni siquiera eso se le tiene en cuenta.

Ante esa incomprensión y a punto de ser padre de un zaragozano, si finalmente nace a orillas del Ebro, Matías tiene que seguir adelante. No se ve en otro sitio que no sea Zaragoza o Córdoba, sus dos ciudades. Y la pasividad rojilla y la oferta del Atenas acelerarán el doloroso e irremediable desenlace.

Etiquetas