Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Lendoiro pasa al ataque

El presidente coruñés quiere ejecutar la cláusula de rescisión. Mientras tanto, Ángel Lafita se entrena en solitario

Lafita, en una sesión de entrenamiento en su anterior etapa zaragocista.
Lendoiro pasa al ataque
heraldo

Tan extraño como la existencia de una bola de nieve en verano, el caso Lafita se engorda mientras se desliza por la irracional ladera del negocio del fútbol. El futbolista da vueltas y más vueltas, aunque en realidad no se entrena a las órdenes de Marcelino García Toral y permanece en su domicilio. El Real Zaragoza aguarda el fallo de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y la transformación de la licencia provisional de Lafita en definitiva. Mientras, el Deportivo de La Coruña no se rinde y teje una estrategia que ya no solo afecta al club aragonés, sino también al propio futbolista.

 

Augusto César Lendoiro, presidente deportivista, ha requerido al jugador para que en el plazo de 24 horas se incorpore a los entrenamientos del equipo. Además, le ha apercibido de que, en caso contrario, ejecutará la cláusula de rescisión y las demás acciones legales que a su entender procedan. Lendoiro tomó la decisión después de que Lafita no haya asistido a los tres últimos entrenamientos a las órdenes de Lotina, y de haber confirmado que se encuentra sin permiso del club en la ciudad de Zaragoza. El Deportivo entiende, y dice tener constatado en este momento, que el único contrato y licencia federativos existentes son los que le unen a esa entidad.

 

"Entendemos que Lafita ha rescindido unilateralmente el contrato al no presentarse a su puesto de trabajo por tercer día consecutivo. El club ejercitará la cláusula de rescisión", indicaron ayer a HERALDO fuentes del club coruñés. La indemnización que podría solicitar Lendoiro variaba ayer en La Coruña según las fuentes consultadas por este periódico. La cantidad oscilaba desde los cuatro a los 20 millones de euros.

 

En Zaragoza, la reacción de Lendoiro no ha sorprendido. Tampoco preocupa en demasía, pues lo consideran parte de la estrategia global del club gallego para recuperar al jugador o, en su defecto, para obtener la máxima indemnización posible. "Ángel Lafita no ha dejado de entrenar con el Deportivo de La Coruña por petición del Real Zaragoza, sino por consejo de la LFP y de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). Si está en en la ciudad de Zaragoza en estos momentos es porque su familia es de Zaragoza. Si su familia fuera de Almería, por ejemplo, Lafita estaría ahora en Almería. Desde luego, no a va entrenar a las órdenes de Marcelino hasta que la LFP se pronuncie al respecto. El planteamiento del Real Zaragoza está muy claro y no lo vamos a alterar por mucho que diga o haga Lendoiro", señalaron en la tarde de ayer a HERALDO fuentes del Real Zaragoza.

Entrenamiento individualizado

El futbolista, por su parte, se ha alejado de toda actividad. Ángel Lafita descansa en el domicilio familiar, en Cuarte de Huerva. Al otro lado de la Carretera de Valencia se encuentra la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza, lugar donde el futbolista ha vivido su infancia y adolescencia, pues sus abuelos maternos, Joaquín y Eugenia, gestionan el bar del área social de la instalación zaragocista. Lafita tenía previsto entrenarse en la mañana de ayer junto a un preparador físico en el parque Primo de Rivera de la capital aragonesa. Por la tarde, el futbolista había programado otra sesión preparatoria. Finalmente, Ángel Lafita decidió entrenarse en un gimnasio.

 

El caso Lafita trasciende las fronteras aragonesas y gallegas hasta convertirse en el conflicto del verano futbolístico. Una vez consumados los fichajes más refulgentes del Real Madrid (Cristiano Ronaldo, Kaká, Arbeloa...) y la respuesta del Barça (Ibrahimovic), Ángel Lafita apadrina de forma involuntaria el culebrón del inicio liguero. Augusto César Lendoiro está dispuesto a ponerle emoción al arranque de la Liga. Y si puede, a rascar alguna pesetilla. Al final, quizá se conforme con demorar lo más posible la operación.

Etiquetas