Despliega el menú
Deportes

CAI ZARAGOZA

Las últimas horas, en el exilio

CAI La semana de su debut, el equipo se ha entrenado en el Siglo XXI a causa del trial.

Apenas restan 72 horas para que el CAI Zaragoza debute en la mejor liga de baloncesto de Europa, la ACB. Sin embargo ese periodo de tiempo previo al inicio de la competición, Curro Segura y sus chicos no lo viven en la que será su casa, la cancha del Príncipe Felipe, sino que se han visto obligados a prepararse en el pabellón Siglo XXI. La celebración mañana del Trial Indoor Ciudad de Zaragoza, que cumple ya su decimonovena edición y que históricamente abre el programa deportivo de las Fiestas del Pilar, ha relegado al equipo rojillo a un segundo plano en la semana de su vuelta a la elite. Así, está pasando sus últimas horas antes de ese soñado encuentro en el exilio.

La cita 'motera' no es de las fáciles de preparar y montar, ya que el pabellón se transforma en un circuito repleto de contenedores, obstáculos, rampas infinitas... Es decir, que la semana de su celebración el recinto no puede ser utilizado por sus habituales 'usuarios'. Así, el CAI Zaragoza se ejercitó en la pista central el pasado lunes y se despidió de ella hasta el sábado por la tarde, momento en el que por obligación (ya que el rival -Pamesa- debe tener la posibilidad de ejercitarse la víspera en la cancha del encuentro) el parquet volverá a lucir en el pabellón.

El club aragonés ha tenido que asumir este desplazamiento con resignación, y para no trastocar en exceso la rutina de sus jugadores ha mantenido por las tardes el trabajo en el gimnasio del Príncipe Felipe y, posteriormente, algunos ejercicios en la cancha auxiliar. Para las sesiones matinales el grupo se ha entrenado en la pista del Siglo XXI, salvo ayer, jornada en la que Curro Segura concedió día de descanso a la plantilla.

Quizá no sea la mejor manera de afrontar un partido tan importante como el primero en la ACB, pero se trata de un peaje que debe pagar la entidad zaragozana al no poseer un pabellón de su propiedad. Ni siquiera su ascenso ha cambiado esta situación, en la que eventos como el propio trial, el "Disney on Ice" o conciertos multitudinarios apartan al CAI de su hábitat natural.

Pero la profesionalidad del grupo debe estar por encima de todo eso y, aunque sea un inconveniente, el conjunto de Segura tiene que llegar plenamente preparado a su encuentro ante los valencianos. El balón es el mismo, las dimensiones de la cancha también y la concentración hace el resto.

No es la semana soñada, pero el partido del domingo sí, por lo que bien merece este esfuerzo.

Etiquetas