Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

TAMBIÉN FALTAN INSTALACIONES

Las algas y los Ebrobuses limitan la práctica del remo

La proliferación de algas de este verano, así como las boyas que marcan los trayectos de los barcos dejan un reducido espacio para la práctica de este deporte que también se ve afectado por la falta de drenaje de las aguas del Ebro.

Algunas embarcaciones en la calle, por la falta de espacio
Las algas y los Ebrobuses limitan la práctica del remo
E. L.

Aragón ha sido una tierra con una gran tradición de campeones en remo. Sin embargo, en la actualidad, la práctica de este modalidad deportiva en Zaragoza tiene que superar el problema de las algas, los trayectos de los Ebrobuses y otras limitaciones para disfrutar del agua durante el verano.

El comienzo de los viajes de los Ebrobuses por el Ebro supone la limitación mediante boyas de sus recorridos. Obstáculos que no se visualizan en un deporte en el que se rema de espaldas, a lo que hay que añadir la corriente generada por los barcos.

La proliferación de algas en el río durante el verano es otro escollo para practicar deportes en sus aguas. Durante la época estival, el agua está más depurada y los rayos de sol provocan el crecimiento de estas plantas, aunque este año ha sido mayor por la falta de riadas durante la primavera.

El presidente de la Federación aragonesa de remo, Antonio Sancho, señala las penurias del río tras la obras de la Expo. «Los trabajos para la Expo acentuaron los problemas que ya venían de antiguo, ya que se movieron las gravas del fondo. Ahora el río lleva menos nivel y los ecologistas no dejan drenarlo» indica. También comenta que la Confederación Hidrográfica del Ebro «lleva bien el control del nivel del río», aunque puede haber un momento en que no dé para más y se desborde.

Actualmente la zona más apropiada para remar se encuentra entre el Azud y el Puente de Piedra, aunque Sancho recuerda que «antes se podía subir río arriba, hasta el Pabellón Puente. Otra buena zona es el parque deportivo Ebro, pero no se puede pasar con las embarcaciones».

Falta de embarcaderos

A lo largo del río Ebro no existe un embarcadero para deportes como el remo o el piragüismo, «hay para los barcos, pero no sirven ya que tienen demasiada altura», reivindica Antonio Sancho. Existe uno en el Club Deportivo Helios que «no se puede utilizar porque está rodeado de piedras».

Actualmente utilizan como hangar los bajos del edificio situado en el Puerto Fluvial de Vadorrey. Aunque allí no caben todas las embarcaciones e incluso alguna tiene que pasar la noche al raso junto al río.

Buenos resultados a nivel nacional

«Hace 30 años éramos una potencia, aunque ahora hayamos pasado unos años de penuria con las obras en el río, haremos que funcione» afirma el Presidente de la Federación Aragonesa de Remo. De hecho, este mismo año ya han conseguido 4 medallas en los Campeonatos de España: un oro en skiff femenino alevín por Ariadna Sanjuan del Capri Club, el bronce en la misma modalidad de Marta Cilleros de Os Nabaters d'o Flumen, el mismo metal en el 4 scull infantil femenino del Capri Club y, por último, el tercer puesto conseguida por el skiffista José Manuel Cerdán en la categoría absoluta masculina.

Tanto en el Club Náutico como en el Puerto Fluvial de Vadorrey se ofrecen cursillos durante los meses de verano para iniciarse y/o disfrutar de este deporte.

Etiquetas