Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

ATLETISMO

Larraga y El Wardi son mágicos

La zaragozana del Simply Scorpio y el marroquí del Cajalón Calatayud brillaron en el XLII Cross de Reyes del Stadium.

Imagen de la prueba femenina de la pasada edición del cross del Stadium Casablanca
Larraga y El Wardi son mágicos
ALFONSO REYES

La temporada regional de campo a través tiene dos nombres esta temporada: Said El Wardi y Luisa Larraga. El marroquí y la zaragozana no quisieron ayer dejar pasar la oportunidad de prolongar su buena racha (el liderato de la X Copa Aragón es de ellos), y certificaron con una suficiencia insultante su dominio en el Cross de Reyes del Stadium Casablanca. Los fondistas del Cajalón Condor Calatayud y Simply Scorpio pusieron la magia a una de las citas más antiguas del calendario aragonés. Hace 42 años el club zaragozano promovió esta carrera que ha coronado a grandes nombres del atletismo nacional y de la Comunidad. El gran trabajo de la sección de atletismo, junto con el apoyo desinteresado de los voluntarios de la entidad, se plasma en un buen nivel de participación y calidad deportiva. Pese al anunciado frío, o al molesto viento que se levantó al mediodía, los atletas se vistieron de corto y se calzaron las zapatillas para iniciar el año al trote. Los más pequeños -la competición estaba incluida dentro de los Juegos Escolares de Aragón- abrieron el día de Reyes poniendo a la helada mañana la mejor de sus sonrisas. Y los mayores cerraron la festiva jornada regalando un brillante espectáculo.

Said El Wardi tiene cogida la medida a los circuitos aragoneses, y comida la moral a sus rivales. El marroquí ha convertido las pruebas en un monólogo, y casi nadie se ha planteado romper su hegemonía. "Está un pelín por encima de nosotros. Así que a veces prefieres asegurarte la segunda plaza, que desfondarte por seguirle", reconocía Alberto Sábado, segundo ayer en su casa. A El Wardi le bastaron 300 metros para decir "hasta luego" y lanzarse en solitario a completar los 4.300 metros del circuito. Así que el interés del público se centró en saber quién le acompañaría en el podio. A falta de dos vueltas, Carlos Torralba ocupaba la preciada segunda plaza. Por detrás, Sábado vigilaba; Lamalem seguía su estela, y Sergio Garde remontaba hasta colarse en el selecto grupo, del que se habían descolgado El Habib Bovali y Puyuelo. Sábado admite que le gustaría "ser más valiente" cuando tiene enfrente a El Wardi. Su táctica -"dejarle cinco o seis metros para que se confíe, y luego aprovechar mi cambio de velocidad"- le funcionó ayer pero con Torralba, que se desinfló. El mediofondista del Stadium, que prepara la campaña en pista acumulando kilómetros en el campo a través, tomó el mando a falta de mil metros y Lamalem persiguió su sombra. Mientras, El Wardi apuraba sus últimos metros victoriosos, saludando a la afición.

Igual de soberbia fue la carrera de Luisa Larraga. La pupila de Andrés Moreno va poco a poco, recuperando las sensaciones. Es constante y trabajadora. El pasado, su historial, está ahí. Ella mira al futuro. Al año nuevo le ha pedido que le respeten las lesiones y, por ahora, la cosa pinta bien. Le ha cogido el gusto de correr en casa -tres victorias en la Copa Aragón, más la San Silvestre- y ayer se lució en el Stadium. "Echaba en falta el aliento de la gente, sus aplausos". El Cross de Reyes le trajo recuerdos de su adolescencia, de una prueba a la que "siempre he tenido un cariño especial". Y Luisa disfrutó. Ni Pili Crespo, ni Carmen Félix, ni Susana Ochoa pudieron con ella.

Etiquetas