Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI BALONMANO

Lanzados

El Amaya San Antonio y el CAI Aragón han encadenado dos rachas extraordinarias. El miércoles colisionarán en Pamplona.

La muralla defensiva aragonesa está mostrando solidez.
Lanzados
PEDRO ETURA/APHOTO AGENCY

Los datos plasman numéricamente un momento, una realidad, una evidencia. Los datos de los dos últimos meses de la Liga Asobal están ahí. Resultan abrumadores en el caso del Amaya San Antonio y del CAI Aragón. Están lanzados. El miércoles colisionarán a las 20.30 en el pabellón de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), en un choque que ha despertado una expectación enorme.Los dos conjuntos alcanzan la cita igualados a 17 puntos. Por mejor diferencia general de goles, el CAI Aragón ocupa la quinta plaza y el San Antonio la sexta. Las rachas que vienen dejando tras de sí ambos son fantásticas. El San Antonio ha adicionado 11 de los últimos 12 puntos que ha disputado. Los navarros empataron el pasado sábado en Toledo (25-25). El itinerario triunfal del club antoniano nació el 23 de octubre, cuando sacó de la pista al Ademar León (34-24), con 11 goles del zurdito Javier Humet y ocho del sensacional central Niko Mindeguía. Ese día se declaró creyente el San Antonio. Después de haber sufrido un enorme desplome económico que propició la huida de las grandes estrellas de los tiempos de gloria edificados con el apoyo de la cementera Portland, el club capuchino construyó un equipo basado en la juventud y la ilusión. Llegó el técnico Juan Tomás Apezetxea desde Anaitasuna. Escarbaron en las categorías inferiores del club y ficharon un par de extranjeros desconocidos (Sevaljevic y Rasic). Y comenzaron a jugar repletos de incertidumbre.

Un gran partido ante el Barça en la sexta jornada (25-26), en la que Rocas le dio la victoria sobre la bocina al Barça después de que el San Antonio anotara segundos antes y el gol fuera anulado en un 'pisando' para la polémica, fue el primer aviso. Visitaron después Ciudad Real, donde cayeron aplastados por la lógica (30-22). Luego llegó el gran día ante el Ademar. Y después, éxitos encadenados en Logroño (23-24), con el Antequera (30-24), en Torrevieja (26-31), con el Arrate (33-26), hasta igualar el pasado sábado en Toledo (25-25).

Solo un resbalón

La racha del CAI Aragón alcanza una facturación superior si cabe a la de los navarros: 13 de 14. Todos los que van desde el triunfo en Logroño (22-25) al del pasado sábado ante el Guadalajara (32-29), a excepción del patinazo en Torrevieja (33-33) propiciado por el atropello de los árbitros aragoneses Muro San José y Rodríguez Murcia.

El conjunto naranja arrancó la temporada de forma dubitativa. Empató en Granollers (32-32) tras sufrir un arbitraje adverso, sujetó los puntos ante el Puerto Sagunto (31-23), y se volvió a dejar un punto en la carretera de Alcobendas (25-25). Después, recibió a los grandes. Hizo la risa en Ciudad Real (36-25), y rindió a gran nivel en casa ante el Barça (30-32) y el Ademar (24-25). Ese día, los dos mejores árbitros del balonmano español, los canarios Raluy López y Sabroso Ramírez, perjudicaron gravemente al CAI Aragón y ayudaron de forma escandalosa a su amigo Jordi Ribera, ex entrenador del club canario Gáldar. El Ademar marcó su último gol en una clara falta en ataque de Buntic, mientras Maqueda fue objeto de un claro penalti en última jugada del partido, acción que pasaron por alto.

Este arbitraje, junto al atraco sufrido en Granollers, puede marcar la Liga. En estos momentos, el CAI Aragón ocupa la quinta plaza y le faltan esos puntos que han ido a manos de rivales directos, como son los vallesanos y los leoneses. El miércoles disputará otro partido absolutamente decisivo ante el Amaya San Antonio. Aparentemente, solo hay dos puntos en juego. En verdad, el valor de la victoria puede ser muy superior. De Pamplona puede salir un CAI Aragón aspirante a todo. Y todo en Asobal, es ser tercero, el título de la otra Liga Asobal aparte de la que se juegan los extraterrestres Barça y Ciudad Real.

Etiquetas