Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

DKV SALA

La tardía reacción del DKV

Raúl Izquierdo, futbolista del Sala 10, fue despedido y amenazado de sanción a pesar de encontrarse en plena recuperación de un tumor cerebral. Ahora, el club reconsidera la sanción y estudia readmitirlo si el equipo continúa en competición.

A la hora de la comida, ayer Raúl Izquierdo estaba sancionado y despedido del DKV Seguros, según la comunicación que recibió del club el pasado 8 de mayo. Unas horas más tarde, escasos minutos antes de sentarse a cenar, al futbolista aragonés del Sala 10 le acababan de anular la sanción, además de prometerle una probable readmisión en la entidad. La buena nueva posterior a la mala vieja se la comunicó el presidente del club, José Ramón Moreno, vía sms. "Al no poder localizarte telefónicamente, te comunicamos que la Junta en reunión extraordinaria ha decidido suprimir totalmente tu posible sanción. Pasa mañana a cobrar el resto de este mes. Por otro lado, este club contará el primero contigo de cara al futuro si tu quieres estar, e incluso intentará mantener el contrato si el proyecto es viable", rezaba el mensaje enviado por Moreno al futbolista.

Raúl Izquierdo guarda común desdicha con la plantilla del DKV Seguros, futbolistas a los que la Junta Directiva les ha incoado un expediante por el que pueden ser multados por bajo rendimiento hasta con el 20 por ciento de su salario bruto anual. Además del descenso a la División de Plata, el futbolista aragonés ha sufrido más desgracias en los últimos meses, y no precisamente relacionadas con el deporte del balón pequeño, sino problemas de incomparable envergadura. En enero le fue detectado un tumor cerebral, del que fue intervenido. En estos momentos, todavía se encuentra en periodo de rehabilitación de la dolencia.

La delicadísima operación quirúrgica apartó al Raúl Izquierdo del fútbol sala. Sin embargo, tan grave dolencia no fue óbice ni paliativo para que la Junta Directiva le sancionara e incluso despidiera de la misma manera que al resto de compañeros. La sensibilidad que no manifestó el cuerpo directivo del club sí apareció en algunos compañeros del futbolista. Después de confirmar bajo el testimonio del mismo Raúl Izquierdo las medidas adoptadas por la Junta con el jugador todavía convaleciente, varios compañeros del futbolista se pusieron en contacto en la tarde del pasado lunes con HERALDO. El mismo lunes, este medio contactó con Raúl Izquierdo para confirmar la noticia. "Aunque no te lo puedas creer, es cierto. Me van a sancionar económicamente por bajo rendimiento, y me han despedido", señaló. En ese mismo instante, se concertó una entrevista para la mañana de ayer.

Profundo dolor moral

A la entrevista desarrollada ayer asistió Raúl Izquierdo acompañado de dos compañeros del equipo. En ella, Raúl mostraba su dolor por la decisión del club. "Acabo de sufrir una operación de un tumor cerebral. ¿Cómo se puede valorar si he rendido poco o mucho cuando estaba ingresado en el hospital Miguel Servet? Todo es increíble. Estoy muy dolido. Me han hecho muchísimo daño moral. Además, me lo han hecho gente como José Ramón Moreno, una persona a la que conozco desde los 16 años y que consideraba que era mi amigo. Él, junto al directivo Juan Fernández, me comunicó la sanción y la rescisión del contrato que me unía al club un año más, pues en el contrato había una cláusula que decía que podía ser anulado de forma unilateral si el equipo bajaba. Julián Herrero no asistió a la reunión, y Santi, que fue mi compañero y ahora es técnico del club, aún no me ha dicho si cuenta o no conmigo para el año próximo. El directivo José Luis Montañés tampoco me ha dicho nada. Montañés ni me vino a ver al hospital cuando estuve enfermo ni me preguntó jamás por mi estado. El resto, sobre todo Santi, sí vinieron a visitarme", se lamentó de forma reiterada Raúl Izquierdo.

Horas después de tener lugar la entrevista, Juan Fernández, directivo del Sala 10, comunicó con HERALDO para señalar que el club había reconsiderado su postura por las especiales condiciones que presentaba el caso de Raúl Izquierdo, y que el expediente sancionador incoado el pasado día 8 quedaba anulado. Igualmente, Fernández señaló que se le había concedido la baja a Raúl Izquierdo, pero que sería el primer jugador a fichar si el club continuaba en División de Plata.

La afirmación de Fernández constituía la síntesis de la Junta Directiva Extraordinaria que el club mantuvo (como su propio nombre indica, de forma extraordinaria e inesperada) en la tarde de ayer. A última hora de la tarde, mientras Raúl Izquierdo realizaba ejercicios de rehabilitación en el gimnasio, José Ramón Moreno llamó en cuatro ocasiones al móvil del futbolista. Al no contestarle, Moreno le envió el sms que expresaba el brusco viraje en el pensamiento del club. Luego, Moreno logró contactar telefónicamente con el jugador. En dicha comunicación le repitió de forma verbal lo anteriormente indicado vía sms. Izquierdo le contestó con las mismas palabras que afirmó en la mañana de ayer en HERALDO: "El daño moral recibido ha sido enorme", además de expresarle por el bien de todos que reconsideren la medidas sancionadoras adoptadas contra la plantilla profesional del DKV Seguros.

Etiquetas