Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

EL REVULSIVO

La solución llega de México

Javier Aguirre es el elegido para tratar de cambiar el rumbo del Real Zaragoza. Se trata del primer preparador mexicano en la historia del club. Gustoso del fútbol defensivo, formar un lboque consistente será su reto.

Javier Aguirre, Ciudad de México 1958, será el primer inquilino mexicano del banquillo zaragocista. El ‘Vasco’, tal y como se le apoda en su país natal por la procedencia de sus padres, llega al club de La Romareda tras haber participado en el pasado Mundial de Sudáfrica, donde llegó a octavos de final dirigiendo al combinado azteca.

Tras una carrera como jugador que le llevó a las filas de Osasuna, donde se lesionó gravemente tras un partido ante el Sporting, Aguirre encaminó su carrera hacia los banquillos. Así, en 1995 tomó las riendas del Atlante y en 2002 se estrenó como seleccionador nacional en la cita de Corea y Japón.

Esta mención le valió para que el conjunto navarro le confiara la dirección del equipo en la que sería una de sus épocas más brillantes (2002-2006). Bajo su tutela los rojillos no solo se consolidaron en Primera División, sino que llegaron a una final de Copa del Rey e, incluso, se clasificaron para jugar la previa de la Liga de Campeones.

Los buenos resultados le facilitaron en 2006 su pase al prestigioso pero siempre incómodo banquillo del Vicente Calderón. El Atlético de Madrid, tras unos años convulsos, le encomendó la misión de clasificar a los colchoneros para la máxima competición continental.

El Vasco, sin embargo, no pudo cumplir este ansioso objetivo y finalmente fue destituido en 2009, cuando contaba con la grada en contra por lo defensivo de sus planteamientos.

Sin embargo, Aguirre no duró mucho en el paro y solo dos meses después recibió una nueva llamada de la Federación Mexicana. La eliminación de la ‘Tri’ ante Argentina, por 3 goles a 1, acabó con su dimisión en medio de una gran polémica.

Ahora, Aguirre desembarca en Zaragoza con la difícil misión de reflotar un grupo tocado en lo deportivo y en lo anímico.

Etiquetas