Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

La rutina necesaria

El CAI ayer completó las habituales tres sesiones de trabajo con la visita de algunos aficionados rojillos y hoy la jornada se verá modificada por la recepción que se llevará a cabo en el Ayuntamiento de Viella.

Riera, ejercitándose en el gimnasio.
La rutina necesaria
E. COSCOLíN

Las concentraciones de este tipo suelen ser bastante rutinarias, es decir, varias sesiones de trabajo, casi siempre a las mismas horas y cuyo contenido es muy parecido. Sin embargo, esa rutina del CAI se vio ayer ligeramente alterada con la visita tanto del alcalde de la localidad ilerdense de Viella como de algunos aficionados rojillos, y hoy volverá a variar, puesto que el Ayuntamiento del municipio recibirá al conjunto aragonés en el consistorio.

Carrera continua a las nueve de la mañana, antes de desayunar, y luego a reponer fuerzas. Esa es la primera sesión de entrenamiento de todos los días y tras la de ayer algunos de los jugadores ya llegaban doloridos a la primera comida de la jornada. Esa se mantendrá todas las mañanas hasta el próximo sábado.

Después reposan los rojillos y en las siguientes horas realizan un par de entrenamientos. El primero, a las 11.30 y el segundo a las 18.00. Rutina necesaria.

Ayer la sesión matinal combinó la cancha con el trabajo en el gimnasio. El grupo fue dividido en jugadores interiores y exteriores y mientras unos se ejercitaban con el preparador físico Isaac López en el gimnasio, los otros realizaban ejercicios específicos de sus posiciones junto al entrenador ayudante.

Por allí, por el pabellón se pasó ayer el alcalde de Viella, Pau Perdices, para saludar a sus 'invitados' de excepción. Y hoy, el Ayuntamiento aún modificará un poco más la rutina zaragozana al haber organizado una recepción al equipo por la tarde. Los de Abós no solo se quedarán sin la sesión vespertina habitual sino que tampoco podrán ver por la televisión el encuentro de España ante el Líbano del Mundial de baloncesto de Turquía.

Y es que son aficionados al baloncesto de primer nivel. Al igual que las dos parejas que ayer presenciaron un entrenamiento del CAI con las camisetas del conjunto zaragozano. Tenía truco, se trataba de familiares del fisioterapeuta, José Ignacio García, que es de la localidad leridana de Tremp, relativamente cercana a Viella.

La rutina es buena, aunque alterarla tampoco viene mal. Todo sea para subir el ánimo de un equipo que sigue progresando día a día.

Etiquetas