Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

La Romareda, el jugador número 12

.

La afición del Real Zaragoza, entregada a sus colores.
La Romareda, el jugador número 12
TONI GALáN/A PHOTO AGENCY

No parece terminar esta sufrida temporada. Penúltimo partido del Real Zaragoza como local. Penúltimo esfuerzo. Independientemente de lo que acontezca sobre el terreno de juego, la afición quiere dotar de un ambiente festivo a la trascendental cita ante el Espanyol. Fiesta en el estadio de La Romareda. La penúltima se sirve en la barra zaragocista. Sobre el plato, tres puntos esenciales para llenar la escuálida barriga y continuar en la Primera División.

A pesar del carácter ordinario del miércoles 5 de mayo, en el calendario aparece subrayado con un tinte propio de día festivo. Desde el club no se persigue una fiesta exclusiva, sino participativa. Los precios de las localidades se han reducido sensiblemente respecto al último encuentro en el estadio municipal. Hay que indicar que el último visitante fue el Real Madrid. El coste astronómico de las localidades en la visita de los astros madridistas se ha reducido sustancialmente. No son los precios populares de anteriores campañas de salvación del descenso en otros ejercicios ligeros, pero sí mucho más asequibles que los fijados para ver la barba de Casillas, la cabellera de Guti o el trote poderoso de Cristiano Ronaldo. Entonces, ante el firmamento blanco, las entradas oscilaron entre los 90 y los 180 euros. Ahora, regresarán a la tradicional horquilla entre 25 y 50 euros.

La Romareda ha supuesto un respaldo esencial en la reactivación zaragocista experimentada en la segunda vuelta. A pesar de los pobres resultados cosechados a lo largo de la primera vuelta, la afición aragonesa ha respondido de forma extraordinaria, catalizando el rendimiento de un equipo que ha sabido resurgir para acariciar en estos momentos la permanencia en la categoría. El ambiente vivido en encuentros ante el Sevilla o el Valencia (victorias absolutamente trascendentales) ha resultado decisivo en el regreso a al vida del conjunto zaragocista.

Plus energético

Las peñas zaragocistas ha aportado un plus energético vital en la rehabilitación. La Romareda se ha vestido de fiesta a lo largo de la segunda vuelta para intentar dar calor a un equipo necesitado de afecto y cariño. Así se está consiguiendo escapar de la quema y llegar con opciones reales de permanencia a falta de solo tres jornadas. Manolo Ceamanos, presidente de la Federación de Peñas del Real Zaragoza anunció las ideas vertebradas para llenar de color la penúltima cita como locales de la campaña. "Queremos hacer un tifo que cubra todo el campo con bufandas azules y blancas. Hay que ver cómo sale, pues las condiciones del tiempo no son las mejores. Van a participar en estas iniciativa toda la Federación de Peñas. Los jugadores deben sentir nuestro apoyo para intentar ganar un partido tan importante como el del Espanyol", dijo Ceamanos.

La peña Colectivo 1932 también ha articulado medidas que desarrollará incluso antes del inicio del choque. "Estamos citados media hora antes de que empiece el partido. Pretendemos que los jugadores sientan todo nuestro apyo cuando estén calentando, etcétera. Al ser miércoles, no se acompañará al equipo hasta el estadio; pero les apoyaremos con el entusiamo de siempre. Nos estamos jugando mucho. Todos queremos que el equipo salve la categoría, que siga en la Primera División. Eso es fundamental para el futuro del club. Nosotros apoyaremos con todos nuestras fuerzas, igual que la afición, que está con el equipo", concluyó Manolo Ceamanos.

Etiquetas