Deportes
Suscríbete por 1€

La llave del gol

A pesar del complejo rompecabezas que supone concretar el ataque, el Zaragoza no ha dejado de marcar en cada partido de Liga. Ángel Lafita será hoy la punta de lanza en la vanguardia blanquilla.

Los jugadores del Zaragoza celebran un gol
La llave del gol
JUAN CARLOS ARCOS

Vuelve esta tarde Marcelino a mover las piezas de su puzzle para tratar de conformar un equipo solvente con el que derrotar a Osasuna. La cadena de bajas obliga otra vez al asturiano a confeccionar una formación extraña, sorprendente en algunos aspectos, pero que da de nuevo la impresión de conformar un conjunto competitivo.

 

Dibuja el técnico una línea de retaguardia en la que lo más llamativo sería la ubicación de Babic en el flanco izquierdo, una demarcación en la que también había probado al canterano Víctor Laguardia.

 

Pero no es la cobertura la que más dolores de cabeza da al entrenador zaragocista. No al menos la única. La vanguardia es cada fin de semana un problema distinto para Marcelino.

 

La penúltima opción que maneja ahora el responsable zaragocista es la de Lafita, un clásico segunda punta, la alternativa de un delantero que llega desde atrás, para que ejerza de norte, de referencia en el ataque blanquillo. Ya antes había jugado esa baza con Arizmendi. Hasta que una microrrotura de fibras lo apartó del equipo y elevó el grado de dificultad de las ecuaciones que ha de resolver Marcelino García Toral.

 

Nueva jugada de malabarismo y un opción inédita en punta: Abel Aguilar y Lafita con la tarea de concreción del conjunto blanquillo. "Intentaré jugar más arriba de lo habitual -se explica el zaragozano-, sin llegar tanto desde la segunda línea. Sin embargo, parto de la base de que haré el fútbol que sé hacer, nada distinto, ya que cambiar mi estilo de juego sería un error".

 

Y en esa ruleta en la que se ha convertido la vanguardia zaragocista, la ambición de mantener un reto: el de volver a marcar, como cada jornada.

 

Hace ya varias semanas que el conjunto aragonés disfruta del privilegio de ser el único equipo que ha goleado en todos los partidos de la competición liguera. De hecho, sólo falló en la rutina de su cita con el gol en el partido de vuelta de la Copa del Rey en Málaga, lo que le costó la eliminación.

 

Sus quince goles a favor ubican al cuadro aragonés en una zona media alta de los equipos más certeros ante la puerta rival, si bien alejado del Barcelona (29) o del Madrid (27). Pero su mérito estriba en encontrar su alianza con el gol en cada partido.

 

Además, esa rotación constante en los puestos delanteros ha contribuido a democratizar el acierto, a hacer accesible el gol a otras demarcaciones.

 

Así, Abel Aguilar es el máximo goleador, con cuatro goles; a su vera, Arizmendi (3); y luego, Pavón (2), Ewerthon (2), Jorge López (2), Lafita y Pulido. Un acierto repartido, en parte por 'culpa' de la compleja situación que se vive en el ataque.

 

Marcelino tendrá la oportunidad, conforme discurra el duelo, de echar mano de delanteros específicos. La primera opción, sin duda, es la que ofrece el brasileño Ewerthon, que no ha podido entrenarse a lo largo de la semana, al sufrir un proceso gripal. Aunque se ha recuperado a tiempo y entra en la lista de convocados, el goleador verá el inicio del duelo desde el banquillo.

A su vera, nervioso, inquieto, compartirá asiento el canterano Álex Sánchez. El entrenador asturiano le dio la oportunidad de debutar en Mestalla; hoy puede cumplir la segunda parte de su sueño: jugar en Primera en La Romareda.

 

En este complejo rompecabezas de puestos y futbolistas, el reto deportivo del Real Zaragoza vuelve a ser encontrar la llave para abrir la portería en el estadio de La Romareda. De momento, cuenta con el repaldo de once jornadas seguidas sin faltar a su cita con el gol. Hoy, en la duodécima, Lafita se convierte en la punta de lanza blanquilla. Pero, ¿a quién le tocará marcar?

Etiquetas