Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

La lesión de Amo rescata a Pavón

Pablo Amo entra sobre Ewerthon en los instantes previos a su lesión.
La lesión de Amo rescata a Pavón
CARLOS MONCÍN

El vendaval de contratiempos que azota al Real Zaragoza en todos los ámbitos de su vida (exceptuando el provisionalmente victorioso 'caso Lafita') no se detuvo ayer: cuando la ya de por sí trasquilada plantilla se encomienda a los rezos y la salud, Pablo Amo sufrió un pinchazo al despejar un balón en los últimos suspiros del entrenamiento y debió retirarse hacia los vestuarios con una "lesión muscular aguda en los isquiotibiales del muslo derecho", según dictaminó el parte médico oficial del Real Zaragoza.

 

Será hoy cuando se conozca la dimensión real de la dolencia (contractura, elongación, distensión, microrrotura, rotura?) tras las pruebas que se le efectuarán al central madrileño, pero los primeras exámenes de los servicios médicos del club apuntan a que Pablo Amo permanecerá de baja, al menos, un periodo de 10 a 15 días. Esto le impedirá disputar el partido del domingo ante el Valladolid, además de los dos duelos encuadrados en la próxima semana, ante Sporting de Gijón y Getafe. Que el plazo de recuperación pueda alargarse dependerá del diagnóstico definitivo de la lesión.

 

De este modo, ante la baja de Pablo Amo y la ausencia del internacional sub-20 Laguardia (teórico tercer central del equipo hasta la recuperación de Goni); Marcelino deberá devolver a sus planes principales a Francisco Pavón.

Pavón entra en escena

Como ha ocurrido con Ewerthon tras la grave lesión de Uche, a Marcelino no le queda más remedio que rescatar a uno de los futbolistas empujados por el club hacia la puerta de salida en el aún reciente mercado de fichajes. A Pavón se le recomendó marcharse y Marcelino lo relegó a los últimos lugares de sus preferencias para ocupar la zona central de la defensa, por detrás de Ayala, Amo, Laguardia y el central que nunca llegó, y en clara ventaja sobre Pulido, uno de sus descartes personales, y que tampoco ha abandonado la plantilla del Real Zaragoza.

 

Al ser instado por las altas esferas del club a marcharse, Pavón se vio envuelto en un turbulento episodio porque habría interferido negativamente en la llegada de Negredo al Real Zaragoza. Este extremo fue negado por todas las partes implicadas.

 

Ahora, pocas semanas después, la situación de Pavón dentro del Real Zaragoza se ha redibujado y contra el Valladolid ocupará plaza en el eje defensivo junto a Ayala, pasando de prescindible a titular en un pestañeo. Una consecuencia más de la escasa longitud de la plantilla.

Etiquetas