Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA 1 - BETIS 2

La Copa se hace añicos

El Real Zaragoza cayó eliminado ante el Betis, de Segunda División, en un desastroso partido en el que reaparecieron todos los defectos. Desperdició la ventaja de la ida y cuajó una preocupante actuación.

Toni Doblas subió a rematar a la desesperada un córner en el minuto 92
La Copa se hace añicos
OLIVER DUCH

Pues resulta que la promesa de llegar lejos en la Copa del Rey este año tendrá que meterla Agapito Iglesias en el mismo saco que el plan de viabilidad económica. Ni una cosa ni la otra, anunciadas con reiteración en mayo, junio y julio como líneas maestras de este complicado quinto año de la era agapitista -la primera en el ámbito deportivo, la segunda en el financiero y societario-, van a hacerse realidad para su desgracia y, por efecto rebote, para dolor y pena de todo el zaragocismo.

El Betis, rival de Segunda División, se encargó anoche de diluir y desvanecer por completo las ilusiones zaragocistas en el torneo del K.O. cuando la volátil euforia de los débiles empezaba a florecer con artificio después de la milagrosa victoria obtenida in extremis el domingo pasado ante el Mallorca. De un solo golpe, los sevillanos de Heliópolis volvieron a desnudar a un equipo que se creyó capaz de empezar a vestirse 72 horas antes y que, desde anoche, es de nuevo otro mar de dudas.

Ni la ventaja obtenida hace quince días en la ida, aquel 0-1 de penalti que comenzó a conformar el espejismo de la última semana, sirvió anoche para sujetar el pase a los octavos de final. En un cúmulo de errores colectivos, en un nuevo disparate de yerros individudales de un equipo aciago en sus decisiones desde el minuto 1 al 93, el Betis (sin seis de sus titulares) acabó siendo mejor y mereció seguir adelante sin duda alguna.

En la primera mitad se gestó el marcador final y la miga del choque. En la segunda, los béticos se dedicaron a sostener la ventaja con solvencia mientras los de Gay dieron un curso acelerado de histeria, falta de criterio y desconexión como conjunto. Volvieron los gritos de "¡Directiva, dimisión!", las caras largas y los peores presagios.

Qué pena más grande es la de carecer de futbolistas con cierta clarividencia de cara al gol (en la portería contraria habrá que decir, tal y como vienen las cosas últimamente en la zaga blanquilla con los tantos en propia puerta). Con uno o dos puntas medianamente consumados en el arte de meter el balón en las redes ajenas, el Real Zaragoza habría podido sentenciar la eliminatoria anoche en un abrir y cerrar de ojos. Pero esto es el cuento de nunca acabar. Esas piezas, por mor de la aptitud de la dirección deportiva y de la secretaría técnica, no existen. Prieto y Herrera deberían, algún día, dar cuentas de semejante diseño de equipo.

Braulio, en el minuto 5, remató a bocajarro un centro del efervescente Bertolo, pero la cruzó en exceso y se le marchó fuera. Ponzio, dos minutos después, chutó con todo a favor desde la frontal, pero la colocó en el lado equivocado del poste. Bertolo, en el 13, ya con el 0-1 en el marcador, se emborrachó de gozo en un eslalon de regates y, con el gol al alcance, centró a no se sabe quién. Dorado casi le hizo el favor de hacer diana en la portería de Casto, pero se fue a córner. Diogo, solo como para haberse metido hasta las entrañas del marco bético, chutó con todo a favor en el 26 y la puso en el lateral de la red, justo al lado inverso donde el remate era natural... Fueron jugadas de gol, si sus finalizadores lo llevasen en la sangre. Pero eso no es así en el actual Real Zaragoza y ninguno tributó al objetivo supremo de este deporte, que es encajar la pelotita en portal de enfrente.

Entre medias, Jarosik, de cabeza, había logrado la excepción que confirma cualquier regla en el minuto 14, empatando de cabeza un gol inicial logrado por el Betis tres minutos antes en una jugada tan polémica como infantil de los zaragocistas. Todos creyeron que se había cometido falta en la medular sobre el espumoso Boutahar (tan eléctrico como inoperante) cuando, realmente, Iturralde la había pitado en contra al considerar que fue un piscinazo. Y se fueron hacia arriba, dejando desguarnecida la defensa. Salva Sevilla sacó con celeridad dejando a Rubén Castro solo ante Doblas. Para acabar el esperpento, el centro del canario no hizo falta que no remachase Molina. Contini se anticipó para marcar un autogol desesperante.

Ni siquiera la rapidez con la que Jarosik igualó pudo tranquilizar el alocado juego de los zaragocistas, que insinuaron ganas en cada lance pero terminaron siempre cayendo víctimas de la precipitación. Como ya es hábito, el rival volvió a encontrar otra gatera para anotar el 1-2 y volver a noquear a un bloque insustancial.

Ander se lesionó. Gay regresó al 4-4-2 adelantando a Edmilson, al que luego quitó por un Pinter sin norte. Doblas subió a rematar un córner y casi acaba trasquilado... La montaña de la imperfección se hizo gigante. Y la Copa voló.

Etiquetas