Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

TENIS

La Armada tira de épica

Fernando Verdasco y Nicolás Almagro pasaron con sufrimiento a la siguiente ronda del Abierto de Australia. Tommy Robredo también ganó y Albert Montañés perdió.

Verdasco celebra su victoria.
La Armada tira de épica
EFE

Fernando Verdasco y Nicolás Almagro subsistieron en el Abierto de Australia a base de épica, tras escapar de las cuerdas a las que les lanzaron, respectivamente, el serbio Janko Tipsarevic y el ruso Igor Andreev, que dispusieron de puntos de partido y el triunfo de cara, que entregaron a los representantes españoles para avanzar a la tercera ronda.

Verdasco y Almagro se unieron a Tommy Robredo, que tuvo muchos menos contratiempos para derribar al reputado estadounidense Mardy Fish, decimosexto favorito (1-6, 6-3, 6-3 y 6-3). Por el camino solo se quedó Albert Montañés, que ofreció su peor versión y salió abatido del choque con el belga Xavier Malisse (6-4, 6-1 y 6-0).

"Lo normal es que con 5-4 y el saque en contra pierdas. Lo que me ha sucedido es extraño. No se suele dar", dijo Fernando Verdasco tras salir airoso del duelo contra Tipsarevic (2-6, 4-6, 6-4, 7-6(0) y 6-0).

Se refería el madrileño a los tres puntos de partido que desechó su adversario. Con 40-15 y ventaja y saque en mano. Subidas locas a la red y una doble falta y el miedo a ganar resucitaron al español, que salió vivo del partido. "Quería ganar el partido fuera como fuera", añadió Verdasco, que se encontrará con Kei Nishikori vencedor del choque con el alemán Florian Mayer (6-4, 6-3, 0-6 y 6-3.

Nicolás Almagro transitó por la orilla del adiós durante varias fases del partido con Andreev. Especialmente en el 'tie break' del cuarto parcial, cuando el ruso dispuso de dos puntos de partido que el español solventó con su saque (7-5, 2-6, 4-6, 7-6(10) y 7-5).

"Sabía que iba a ser una batalla durísima. Son partidos que se ganan por sufrimiento. No por tenis", dijo Almagro, que se enfrentará en tercera ronda al croata Ivan Ljubicic.

Una sesión sin sorpresas

La terna de españoles se sumaron a la relación de vencedores de una sesión sin grandes sobresaltos. El estadounidense Andy Roddick noveno cabeza de serie, cumplió con su condición de favorito y alcanzó la tercera ronda del Abierto de Australia tras superar al ruso Igor Kunitsyn por 7-6(7), 6-2 y 6-3.

Tampoco falló el suizo Stanislas Wawrinka, decimonoveno favorito, que ganó sin complicaciones al búlgaro Grigor Dimitrov (7-5, 6-3 y 6-3) ni el checo Tomas Berdych, sexto cabeza de serie, que superó al alemán Philipp Kohlschreiber por 4-6, 6-2, 6-3 y 6-4.

El francés Richard Gasquet (28), que ganó a su compatriota Adrian Mannarino (6-3, 7-6(4) y 6-4, también sobrepasó el segundo corte.

El cuadro femenino transita aún sin bajas significativas. Las poderosas marcan su territorio. Y esta sesión contempló la progresión de la danesa Caroline Wozniacki, primera favorita, de la belga Justine Henin, novena, la estadounidense Venus Williams, cuarta favorita y la rusa Maria Sharapova, decimocuarta.

A falta de la campeona Serena, ausente lesionada, Venus acaparó el espectáculo. Ataviada con un atuendo llamativo, más propio de las pasarelas que de las canchas de tenis, salió reforzada con su triunfo ante la checa Sandra Zahlavova.

La estadounidense acabó maltrecha. Abandonó la pista Rod Laver Arena con una cojera evidente. Tuvo que ser atendida por un problema en los abductores por el médico cuando acabó el primer set que perdió ante la centroeuropea. Pero acabó con el triunfo de su lado por 6-7(6), 6-0 y 6-4.

Maria Sharapova, por su parte, doblegó a la francesa Virginie Razzano por 7-6(3) y 6-3. La ex número uno del mundo transitó por el alambre durante el primer parcial, en el que la tenista gala empleó toda su resistencia.

La jugadora rusa se enfrentará en tercera ronda a la alemana Julia Goerges, que eliminó a la estonia Kania Kanepi por 6-4, 3-6 y 6-4.

Para entonces, la danesa Caroline Wozniacki y la belga Justine Henin ya habían subrayado su condición de aspirantes. Ganaron a lo grande y sin sobresaltos, ante la estadounidense Vania King y la británica Elena Baltacha, respectivamente.

En menos de una hora solventaron ambas sus respectivos compromisos. Caroline Wozniacki, que pretende iluminar su condición de número uno, al que se agarra en el Melbourne Park, con la conquista de su primer Grand Slam, terminó con Vania King por 6-1 y 6-0.

Justine Henin, por su parte, continúa con su progresión tras retomar su carrera después de una retirada temporal. La otrora número uno del mundo, campeona en el 2004 y finalista el pasado año y en el 2006, superó a la británica Elena Baltacha por 6-1 y 6-3.

Su próximo partido será la rusa Svetlana Kuznetsova, que ganó a la holandesa Arantxa Rus.

Etiquetas