Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

TENIS

La Armada española llega a París tras arrasar en la arcilla

Después de vencer en ocho de los catorce torneos ATP de tierra batida, las raquetas nacionales afrontan pletóricas Roland Garros.

Rafa Nadal eleva la bola afilando un saque en su última final, la del Masters 1000 de Madrid ante Federer.
La Armada española llega a París tras arrasar en la arcilla
EFE

La 'Armada' de tenistas españoles, con el número dos mundial Rafa Nadal al frente, afronta el torneo de Roland Garros, que comenzó ayer en París, tras mostrar su superioridad en la temporada sobre tierra batida, que llega a su cumbre con la cita francesa.Más de la mitad de los torneos ATP de tierra batida de este 2010, ocho de catorce, han contado con un campeón español, incluidos los tres de categoría Masters 1000, la segunda en importancia tras los cuatro del Grand Slam, con Nadal haciendo pleno y levantando el trofeo en todos ellos.

En esas tres citas (Montecarlo, Roma y Madrid), el país consiguió, además, situar a tres representantes en semifinales, protagonizando en las dos primeras una final '100% española'. "El balance de tierra batida se sabrá después del Roland Garros. Se pueden ganar todos los torneos antes pero si se cae eliminado en la primera ronda en París, todo se cuestiona. Triste pero es así", explicó Nadal tras su triunfo en la 'Caja Mágica' madrileña.

El mallorquín, que se estrena mañana en París ante el joven francés Gianni Mina, ha sido la gran estrella y permanece invicto este año en su superficie favorita, pero Fernando Verdasco, David Ferrer, Juan Carlos Ferrero y Albert Montañés han contribuido a la cosecha española de títulos.

En los primeros torneos del año sobre arcilla, la 'Armada' ya comenzó a avisar de su potencial. Su primer éxito llegó en el Open brasileño de Costa do Sauipe, donde Ferrero aplastó al polaco Lukasz Kubot en la final (6-0, 6-1), poco antes de que el propio tenista valenciano sumara un nuevo triunfo en Buenos Aires, en esta ocasión con más trabajo ante su compatriota Ferrer (5-7, 6-4, 6-3).

La 'revancha' entre ambos llegó unos días más tarde, cuando el finalista en la pista bonaerense levantó el trofeo en Acapulco (México), de nuevo tras un partido a tres mangas (6-3, 3-6, 6-1). En abril, llegó por fin el 'vendaval Nadal', que conquistó por sexta edición consecutiva el torneo de Montecarlo, rompiendo una sequía de casi un año.

El rey destronado de Roland Garros, donde este año aspira a un quinto título tras el éxito del suizo Roger Federer en 2009, no tuvo rival en la tierra batida monegasca, paseándose con un inapelable 6-0 y 6-1 ante su compatriota y 'top ten' del mundo Fernando Verdasco en el último partido.

Con el objetivo de no sobrecargar su camino hacia el gran reto de París, Nadal renunció entonces al torneo barcelonés del Conde de Godó, donde había ganado en los cinco años anteriores, lo que aprovechó Verdasco para llevarse el título ante el sueco Robin Soderling (6-3, 4-6, 6-3).

En el segundo Masters 1000 de la temporada 'terrestre', Rafa Nadal volvió a mostrar su gran momento, con un triunfo final sobre David Ferrer en el Foro Itálico de Roma, en dos mangas (7-5, 6-2), dos semanas antes de llevarse el 'triplete' con el Masters de Madrid, ante el suizo Roger Federer, por 6-4, 7-6 (7/5) en una Caja Mágica rendida.

El número uno mundial había caído una semana antes ante otro español, Albert Montañés, que superó al tenista de Basilea en las semifinales de Estoril y consiguió revalidar su título un día más tarde. La tierra batida de París ha vivido en los últimos años el dominio español sobre esta superficie, con nueve títulos en las diecisiete últimas ediciones del torneo masculino: los cuatro de Nadal, dos de Sergi Bruguera (1993, 1994) y los de Carlos Moyà (1998), Albert Costa (2002) y Juan Carlos Ferrero (2003).

Etiquetas