Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

LIGA DE CAMPEONES

Inter y Barça, sin puntería

El duelo entre Ibrahimovic y Eto'o acaba en tablas. El equipo de Guardiola tuvo el balón, pero le faltó el gol.

Samuel Eto'o trata de superar a Carles Puyol en el duelo de ayer en Milán.
Inter y Barça, sin puntería
AFP PHOTO

Un Giuseppe Meazza de gala recibió al vigente campeón de Liga de Campeones, el Barcelona, con la intención de animar a los suyos, liderados por el ex blaugrana Eto'o, a una victoria que finalmente no llegó, pues el empate (0-0) fue el resultado justo para un partido movido, pero sin grandes jugadas de peligro. Mucho había en juego, sobre todo el posible liderato final del grupo, aunque el partido no respondió a lo esperado.

En cuanto al otro duelo, el protagonizado entre Ibrahimovic y Eto'o, se resolvió en tablas. Quizá tuvo más protagonismo el delantero sueco, que dispuso de dos o tres ocasiones ante Julio César, pero no supo materializarlas. La recibida, era de esperar, fue ruidosa y para nada amistosa por parte de los tifosi 'neroazzurri'.

Fue Messi, en la primera jugada de ataque blaugrana, quien puso a prueba al meta internacional brasileño Julio César, cuando en una jugada personal se fue de dos zagueros interistas, rompiendo la cintura a Zanetti, y disparó fuerte cerca del palo izquierdo interista. El Barça empezó mejor, con el dominio del balón y obligando al Inter a replegarse. Alves subió por la derecha con cierto peligro.

Una de las incógnitas era ver cómo respondía Ibrahimovic ante su ex afición, pues ésta le dedicó numerosos silbidos cada vez que se hacía con la pelota. No obstante, el sueco se mostró muy motivado y activo y, de hecho, tuvo el gol en sus botas en los primeros minutos cuando, solo ante el meta, envió fuera el balón en un remate un tanto acrobático. Eto'o, en la misma situación que Zlatan, presionó como hacía en el Barcelona al portero rival, en este caso su ex compañero Víctor Valdés. No obstante, el dominio blaugrana impidió que se mostrara en ataque en los primeros minutos.

 

Con el paso de los minutos el Inter cogió la posición, más cómodo sobre el terreno de juego, aunque el balón seguía en posesión del Barcelona. Sin embargo, los locales tuvieron dos o tres ocasiones a la contra, siendo un fuerte disparo de Milito, en el minuto 28, la primera ocasión en la que Valdés tuvo que intervenir, de manera providencial.

Etiquetas