Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÚTBOL

Huesos duros para Villarreal y Sevilla

El sorteo de los dieciseisavos de final de la Europa League emparejó a los valencianos con el Nápoles italiano y a los andaluces con el Oporto portugués.

Sevilla-Oporto y Napoles-Villarreal. El partido de ida, el 17 de febrero ,y la vuelta, el 24. Así lo deparó el sorteo celebrado ayer en Nyon. Ambos son rivales de nivel que afrontarán la eliminatoria con la moral elevada por su buena racha de resultados. Los representantes españoles tendrán que exigirse al máximo para superar la ronda. Los andaluces, que lograron entrar en el bombo con mucho sufrimiento gracias a un empate ante el Borussia Dortmund en la última jornada, se medirán a un clásico europeo. El primer partido será en el Sánchez Pizjuán, donde los hispalenses deberán mantener la portería a cero para afrontar con garantías la vuelta. Los andaluces pueden aferrarse a una competición continental que les dio múltiples alegrías en el pasado. Además, podrán resarcirse de la derrota ante otro conjunto portugués, el Sporting de Braga, que les apeó de la 'Champions'. El Oporto es veterano en estas batallas. Afrontará el choque con la confianza de ser líder destacado en su Liga, con ocho puntos de ventaja sobre el Benfica, y de haber pasado invicto la primera fase. El equipo luso fue líder de su grupo, donde ganó todos los encuentros salvo un empate frente al Besiktas. Su buena trayectoria le permitirá la ventaja de jugar la vuelta en su estadio. El mayor peligro tiene nombre propio: Hulk. El delantero brasileño posee una enorme potencia física y una gran eficacia goleadora. Si el Sevilla supera al Oporto se vería las caras en octavos con el Paok o el CSKA en una eliminatoria los días 10 y 16 de marzo.

Tampoco lo tendrá fácil el Villarreal. Los de Garrido se medirán al Nápoles, el equipo revelación del Calcio. Los italianos son terceros en el campeonato doméstico empatado a puntos con la Juventus, segunda. El delantero uruguayo Cavani es su referencia ofensiva.

Sin embargo, convirtió El Madrigal en un fortín que le sirvió para llegar a la última jornada con los deberes hechos. Si el Villarreal alcanza los octavos se mediría al Metalist ucraniano o al Bayer Leverkusen alemán.

Etiquetas