Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

"La de hoy es una prueba muy importante"

Optimista y confiado en el rendimiento de su equipo, Marcelino está convencido de que el Real Zaragoza va a tener opciones de ganar en el difícil Sánchez Pizjuán

Un serio Marcelino golpea el balón durante el ensayo de ayer.
"La de hoy es una prueba muy importante"
oliver duch

Marcelino García Toral continúa emitiendo permanentes mensajes positivos. El entrenador zaragocista es, en estos inicios de temporada, un hombre con la esperanza y la fe como banderas. Ayer, en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva, volvió a reiterar sus buenos propósitos ante el complicado partido de esta noche en el Sánchez Pizjuán. "El equipo me transmite muy buenas sensaciones. Tengo la impresión de que no nos vamos a volver de vacío de Sevilla. Y si lo hacemos, será porque habrá habido un partido muy igualado en el que nos habrá faltado la suerte en los momentos decisivos", se atrevió a vaticinar. "Creo que tenemos opciones y que podemos poner en serias dificultades al Sevilla. Viajamos muy confiados en puntuar en un campo difícil frente a un rival muy potente. Considero que el Zaragoza tiene argumentos para darles problemas y ganar", añadió.

 

Marcelino se mostró ansioso por observar el rendimiento de sus hombres en un partido de tanta exigencia como es el de hoy. El asturiano admite que se trata de un test muy revelador para medir el verdadero potencial del Zaragoza en este preciso momento. "El partido de hoy es una prueba muy importante para confirmar el camino que llevamos recorrido", declaró.

 

En su confianza por saldar el reto con un resultado exitoso, el técnico blanquillo resaltó el buen ambiente que reina en la caseta. "Fue importante ganar el primer partido contra el Tenerife. Primero, por obtener los primeros tres puntos; y, segundo, por la forma en la que se logró esa victoria. El equipo se ve solvente, cada vez más armónico, más comprometido con el estilo de juego. Veo a los jugadores fuertes", desveló el entrenador.

 

A Marcelino le gustaría repetir el mismo once inicial que jugó hace dos semanas ante el Tenerife. Pero hasta hoy a la hora del almuerzo no podrá saber si es lo más conveniente. "La alineación depende de muchas cosas relativas a los internacionales que acaban de llegar. Depende de la posición en la que juegan, del esfuerzo que han realizado, desde dónde vienen... Hablaré con ellos porque no es lo mismo volver desde Serbia que hacerlo desde Argentina o Uruguay, con el cambio de horario incluido. Quiero ver el estado físico y mental de cada uno para decidir el once inicial", explicó sin tapujos. Aguilar se incorporó ayer al grupo en Madrid, sin poder pasar por Zaragoza, y es la duda mayor. Si el colombiano no fuese titular, cabrían dos variantes: que Ponzio regrese a su puesto en la medular junto a Gabi y Obradovic entre como titular en el lateral zurdo, o bien que Ponzio siga de postizo en la banda izquierda de la zaga, Jorge López bascule al medio centro y Ander Herrera penetre por el flanco zurdo del medio campo. Y, en el caso de Carrizo, la duda es mucho más sencilla. Si está bien, jugará. Y si no, López Vallejo tendrá su turno.

 

Marcelino también fue preguntado por la figura de Negredo, el que casi fue el fichaje estrella del Zaragoza hace 20 días y que hoy puede ser uno de sus verdugos. "La revancha, la envidia, el rencor... todo eso no entra en mí como persona. Negredo ha sido un episodio puntual y nada más. Pudimos incorporar a un gran futbolista, él tomó una decisión una vez que todas las partes estábamos de acuerdo y, a partir de ahí, yo le deseo lo mejor en su trayectoria. Eso sí, que no sea hoy contra nosotros. No voy a estar pensando en que le vaya mal por no haber venido aquí. Creo que la vida es otra cosa", valoró el preparador zaragocista.

Etiquetas