Despliega el menú
Deportes

CAI ZARAGOZA

Hora de pisar el acelerador

Tras enderezar el rumbo con dos victorias consecutivas, el conjunto rojillo busca en Manresa poner tierra de por medio respecto a la cola de la clasificación.

Hettsheimeir trata de anotar
Hettsheimeir, mejor jugador de la jornada
EFE

Con más penas que gloria, el CAI Zaragoza ha conseguido juntar tres victorias en su casillero. Una cifra que le permite distanciarse del pelotón de cola, en el que se juntan hasta seis equipos, y mantener con vida el sueño de colarse entre los ocho primeros. Esta ilusión, que se fundamenta más en las matemáticas que en las sensaciones transmitidas sobre el parqué, tiene su próxima revalida en Manresa.

Solo tres días después del último encuentro, el conjunto zaragozano afronta un nuevo partido en una de las canchas más difíciles de la Liga Endesa. Un año más, el conjunto catalán ha logrado configurar un grupo de garantías y cuenta todos sus partidos como local por victorias, incluida una de mérito ante Bilbao Basket.

Con pocos recursos pero con gran sapiencia, los catalanes han configurado un equipo que ya no se dedica únicamente a plantear partidos trabados y de poco atractivo estético. Un juego rácano para el espectador que alcanzó su cénit, siempre en sentido negativo, durante la visita que los aragoneses hicieron la pasada campaña al Nou Congost. En aquel choque, de infame recuerdo, los pupilos de José Luis Abós se quedaron en 42 puntos y establecieron un precedente del que, a buen seguro, desean desquitarse.

Malos porcentajes

El cuadro rojillo ha vuelto a ganar aunque sigue sin tirar bien. Con el casillero de partidos disputados ya igualado con el resto de competidores, el conjunto zaragozano se ha posicionado como el tercer equipo que peor lanza de tres en la ACB. Un registro especialmente preocupante en un conjunto construido para amenazar desde más allá del arco. No en vano, los de Abós son, con 161 intentos, los segundos que más suerte han probado desde el 6.75.

La principal cara de esta falta de puntería es, sin duda, Chad Toppert. El norteamericano, mejor porcentaje de acierto de la pasada década, parece sumido en una crisis de tino que le impide agujerear el aro desde su posición favorita.

Dudas físicas

A pesar de contar con siete días desde su último choque, no ha sido una semana fácil para los catalanes. Su capitán, Román Montañez, será duda hasta última hora debido a unas molestias en su bíceps femoral. No ha sido el único jugador manresano aquejado por problemas físicos. Así, Adam Hanga se perdió varias sesiones de entrenamiento debido a un virus estomacal que parece haber superado.

Por otra parte, la afición local podrá presenciar el debut en casa de su última adquisición, Micah Downs. El alero norteamericano dejó muy buenas sensaciones en su primer partido como jugador del Assignia al lograr 18 puntos en 22 minutos de juego. Una nueva amenaza que se debe sumar a los ya conocidos Doellman y Asselin.

Etiquetas